Ir al contenido principal

La triple conjunción en nuestra carta natal: ¿cómo nos afecta?


Hola chichis!!! Ya os hablé largo y tendido sobre la triple conjunción que se formará durante todo el 2020 entre Júpiter, Saturno y Plutón en Capricornio, desde el punto de vista de la astrología mundial. Pero ¿qué efecto tendrá la triple conjunción en nuestra vida personal?

Como somos personas inmersas en un contexto social, económico y político, los cambios que pasen en nuestro contexto a raíz de la triple conjunción afectarán directamente a nuestras vidas. Por eso lo mejor es no esperar pasivamente a que los asuntos del sistema en el que vivimos se encaminen solos. Tenemos algo que decir en todo eso.

Pero sí: queremos saber más. En concreto, qué partes de nuestra vida personal se verán afectadas, y de qué manera.Vamos allá!!!

¿Cuándo nos afecta a nivel personal la triple conjunción?

¿En qué parte de tu carta cae el último decanato de Capricornio? Todo el tema de la triple conjunción sucederá en el último decanato de Capricornio (entre los grados 20 y 30), especialmente alrededor del grado 25. 

Pero desde el grado 20 de Capricornio al 1 de Acuario toda esta energía va a estar muy activa, porque Júpiter, Saturno y Plutón van a pasar todo el 2020 moviéndose unos graditos alante y unos atrás, hasta que empiecen a deshacer su influencia conjunta en diciembre de 2020.

¿En qué zona de tu carta caen esos grados? Ahí es donde vas a sentirlo más. La casa de tu carta natal en la que cae la triple conjunción es el área de tu carta que se somete a una crisis, demandando cambios en tu forma de vida.

Si tienes cúspides o planetas en esos grados, la triple conjunción te afecta de forma más personal. Pero también te afectará de forma muy personal si tienes planetas o cúspides en el último decanato de los demás signos, porque entonces estarán recibiendo aspectos de la triple conjunción.

Por ejemplo, si tienes tu Sol en el último decanato de Cáncer, estará recibiendo durante todo el año una oposición de Plutón, Saturno y Júpiter. Mientras que si tu Sol está en el último decanato de Virgo, estará recibiendo todo el año un trígono. Si tenéis dudas con esto podéis levantar vuestra carta en algún portal gratuito de internet, o preguntarme.

Por otro lado, como la triple conjunción va a estar activa todo el 2020, su influencia va a sentirse con toda claridad en la Revolución Solar de todas las personas. Así que todas vamos a tener nuestra dosis.

Como véis, es muy raro que a alguien no le vaya a afectar todo esto de forma personal en algún momento. Todas tenemos algo de nuestra carta en el último decanato de algún signo, y todas cumplimos años en 2020... así que nada de miedos. Estamos todas juntas atravesando estas energías, y con toda certeza, cuando la triple conjunción haya pasado, el mundo seguirá girando. 😉


¿Qué dinámicas trae la triple conjunción a nuestra carta?

Para entender cómo nos afecta a nivel personal la triple conjunción, lo mejor es comprender primero qué tipo de dinámicas traen estos planetas a la zona de nuestra carta en la que van a unirse. 

Para empezar, el tono de la triple conjunción es capricorniano: se nutre de la energía de Capricornio. Eso ya nos da una idea de que la atmósfera que tendrá este evento va ser rígida, sólida, fría, y demandará esfuerzo, disciplina, perseverancia y resistencia. 

Además, afectará a los temas que rige Capricornio, especialmente en el ámbito de nuestra vida representado por la casa de nuestra carta natal en la que va a estar activa toda esta energía. Fundamentalmente, transformará la forma en que hemos estructurado nuestra vida, nuestras ambiciones, nuestro rol en la sociedad, nuestra profesión, nuestra moral y nuestro sentido de compromiso.

He estructurado la forma en que vamos a sentirla en tres fases. ¿Recordáis aquello de introducción, nudo y desenlace? Pues eso. De todas formas, tened en cuenta que como la triple conjunción va a estar uniéndose y alejándose (levemente) durante todo el 2020, tendrá fases más activas y fases más tranquilas, dándonos algunas valiosas treguas. En conjunto, el proceso va a ser liberador y transformador. Os cuento.


FASE 1: la introducción

Nuestro primer contacto con la triple conjunción ya se ha dado, porque llevamos ya bastante tiempo bajo el influjo de Saturno y Plutón en Capricornio. Dificultades, bloqueos, límites... ya estamos lidiando con cosa seria. ¡Capricornio es eso, serio!

Nuestra primera reacción al ver lo que venía ha podido ser (puede estar siéndolo todavía) de miedo. El miedo tiene mucho que ver con Saturno y con Plutón, y ahora están unidos en uno de los signos menos amables.

Así que hemos entrado en contacto con esto sintiendo que algo fundamental de nuestra forma de vida está siendo amenazado. 

En consecuencia, la primera reacción natural que tenemos es tratar de retener eso que nos ha funcionado hasta ahora, negando el cambio que, sí o sí, va a llegar tarde o temprano. Esa resistencia produce mucho dolor, cansancio, impotencia, frustración... ¿qué os voy a contar, no?

Sentir emociones negativas no quiere decir que lo estéis gestionando mal. Incluso cuando la triple conjunción hace aspectos armónicos a nuestros planetas natales, la sentiremos inicialmente como una amenaza. Las emociones negativas son una primera consecuencia natural de sentirnos amenazadas. Es parte del proceso.

La sensación general es la de sentir que ya no tenemos suelo seguro en el que pisar. Lo que antes sostenía nuestro mundo parece ir a desplomarse de un momento a otro. Y ¿cómo tratamos de retener lo que nos funcionaba tan bien, que ahora se tambalea?

Imaginad una casa. Los cimientos están mal, y las paredes se agrietan. Hacer vida en esa casa da miedo: ¡puede desplomarse de un momento a otro! Pero tampoco tenemos otra casa, así que empezamos a hacer chapucillas. ¿Os gusta el bricolaje? Unas tablillas por aquí, un poco de pintura por allá...

Traducido a lenguaje astrológico:

Plutón amenaza la forma de vida que nos funcionaba hasta ahora.
Saturno trata de retenerla.
Júpiter busca soluciones al conflicto aplicando la vieja lógica.

El cambio de esa dinámica es una consecuencia lógica e inevitable.

FASE 2: el nudo

El nudo de una historia quiere decir: el conflicto.

Efectivamente. Siguiendo con la metáfora, es el momento en que la casa se cae. Era imposible que esas tablillas y esas pinturas pudieran solucionar el problema de los cimientos. Qué pena, ¡estábamos tan acostumbradas a vivir en esa casa! Pero Plutón no hace concesiones a los apaños.

Plutón, con su lento paso por cada signo, revela las verdades de las cosas, sin tacto ni paños calientes. Y la verdad era que esa forma de vida no daba para más. ¿Una casa sin cimientos? Plutón derrumba la casa y nos obliga a buscarnos la vida. No facilita mucho las cosas: al fin y al cabo, es un planeta relacionado con la supervivencia.

Perder las estructuras y la forma de vida que habíamos tenido hasta el momento no es plato de buen gusto. Pero no es posible evitarlo. No es posible rebobinarlo para pasarlo antes, ni eludir el dolor con  soluciones sencillas. De una forma u otra, nos sentimos en la nada, sin sostén. Sin suelo que pisar.

El momento de desarrollo más álgido de la triple conjunción va a obligarnos a todas a confrontar la pérdida de algo. Ojo: tampoco hay que ponerse agoreras. Puede ser la pérdida de un empleo que en realidad no nos gustaba, o la pérdida de una relación que nos amargaba los días. Eso dependerá de cada una.

Lo que si os digo desde ya para que no os asustéis es que la naturaleza de los conflictos que váis a enfrentar durante el 2020 con la triple conjunción va a tener un tono muy similar a los conflictos que tenéis ahora, por no decir que serán los mismos, desarrollados. Porque la energía de la triple conjunción ya está activa.

FASE 3: el desenlace

Chichis: es un desenlace feliz. Después de la fase de miedo y retención de lo viejo, y de la fase de perder definitivamente lo que no daba para más, y sentirnos en la nada, llega el momento de la reconstrucción. 

Júpiter es el planeta que mejor sabe integrar experiencias para conformar una visión amplia de las cosas, explorar soluciones y caminos nuevos, de forma visionaria. También es un planeta que puede dar mucha motivación y mucha fe, mucho optimismo.

El paso de Júpiter sobre los escombros y cenizas que ha dejado Plutón va a ser clave para que podamos integrar lo que ha pasado, y ubicarnos para escoger una nueva dirección con otra perspectiva. 

Una vez que ha pasado la vieja forma de ver las cosas, Júpiter nos ayuda a plantear una forma nueva de estructurar nuestra forma de vida, que funcione mejor a lo que somos auténticamente. Júpiter nos guía hacia una vida novedosa. No explorada. Y su presencia, en esta última fase de la triple conjunción, va a venir como agua de mayo.

Por otro lado, Saturno es el planeta que mejor materializa y lleva a la realidad las cosas. Así que va a hacer equipo con Júpiter, tomando la nueva visión de las cosas que aporta Júpiter, para llevarlas a la práctica con la disciplina, paciencia y capacidad que le son tan propias a Saturno.

Por otro lado, tras la destrucción o pérdida de aquello que intentábamos retener, Plutón dejará de vivirse de forma temerosa. En su lugar, lo viviremos como una energía reveladora, que nos permitirá advertir que somos más fuertes, que somos diferentes, porque hemos sobrevivido a eso que nos daba tanto miedo. 

Y no solo hemos sobrevivido: nos gustamos más. Somos más libres. 

En realidad, Plutón es el que, cuando pasen unos añitos, nos permitirá darnos cuenta de que todo este proceso en realidad fue CONSTRUCTIVO, TRANSFORMADOR, y de que nos ENSANCHÓ el pequeño mundo al que queríamos reducirnos.

¿Qué hace quién?

PLUTÓN

Primera fase: amenaza, revela miedos y vulnerabilidades; destruye. Pone en crisis nuestros fundamentos.
Segunda fase: destruye, quema. Nos deja entre cenizas.
Tercera fase: analiza con profundidad, revela nuestra fortaleza y resiliencia. Revela nuestras metas vitales auténticas, las que nos nacen de dentro.

SATURNO

Primera fase: retiene, contrae, bloquea, restringe. Quiere "sostener en el tiempo" la forma de vida que nos funcionaba hasta ahora.
Segunda fase: colapsa. Nos da resistencia y realismo.
Tercera fase: reconstruye otra forma de vida nueva, con gran esfuerzo, demandando perseverancia, disciplina y realismo.

JÚPITER

Primera fase: tapa el dolor y el alcance del proceso, sosteniendo la dirección que teníamos antes e imaginando el futuro con la vieja lógica.
Segunda fase: nos da motivación y esperanza en el futuro.
Tercera dase: integra la experiencia de perder la vieja forma de vida. Imagina otro proyecto de vida con una lógica distinta, nueva.

Conclusión: ¿Cómo nos afecta la triple conjunción en nuestra carta?

Capricornio es un signo de estructuras de formas de vida, así que el tono que va a tener esta experiencia es crítico. Durante la primera etapa de la triple conjunción, podemos sentir vacío, cansancio y desamparo ante una situación que parece no tener salida.

La zona de nuestra carta en la que caiga la triple conjunción va a entrar en crisis, por lo que también vamos a experimentar ahí un ocultamiento. Vivimos la crisis vital de puertas adentro, como una etapa de gestación en la que tenemos poca movilidad. Podemos sentirnos contra la espada y la pared.

Pero a medida que el proceso vaya avanzando, entraremos en una fase de reconstrucción, en la que descubriremos cuál es la verdad del asunto, y cuál es nuestra verdadera fortaleza en eso con lo que estamos lidiando. La palabra clave en esto es resiliencia.

A medida que avance todo esto, encontraremos nuevas perspectivas, nuevas direcciones, nuevas formas de hacer; nuevos propósitos en los que canalizar nuestro esfuerzo.

Posiblemente, el tiempo nos enseñará que esa transformación profunda fue necesaria y nos ayudó a ser más auténticas, más cercanas a nosotras mismas. Durante este tiempo también podemos descubrir qué es lo que realmente tenemos que aportar como personas únicas que somos.

Aquí os hablo de los aspectos de la triple conjunción en vuestra carta, y de su significado por las casas:


Un abrazo chichis!!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Especial: 9 claves sobre la triple conjunción de 2020

Hola chichis!!! El momento que estamos viviendo es muy singular, y no es preciso ser astróloga para percibirlo. Las noticias de actualidad ya están bastante caldeadas.

Os advierto de que este artículo es largo... pero es muy exhaustivo 😁. Aquí encontraréis todo sobre el hito astrológico de los años 20 (...del siglo XXI). Cualquier comentario es muy bienvenido: quizás entre todas podamos entender mejor lo que está pasando.


1. ¿Qué es la triple conjunción? Los últimos años, Plutón y Saturno han transitado por el signo de Capricornio, y el 3 de diciembre de 2019 Júpiter entra en el signo también.
El 12 de enero de 2020 la conjunción entre Saturno y Plutón en Capricornio será exacta, y unos meses después, en marzo de 2020, Júpiter se les unirá para formar lo que ya conocemos como triple conjunción, que durará todo el 2020. Las conjunciones Saturno-Plutón son habituales, dándose cada 33 años aproximadamente. Pero por las características de esta conjunción, junto al Nodo Sur y Júpiter,…

Abril de 2020: nos quedamos a las puertas

Hola chichis!!! Abril empieza en cuarto creciente, con una energía que continúa la tónica luchadora de marzo. La primera semana va a estar protagonizada por esa conjunción de Marte y Saturno en Acuario que empezó a finales de marzo, y por la conjunción exacta entre Júpiter y Plutón, que se sentirá todo el mes.

Soñando a futuro Mercurio en Piscis empieza su conjunción exacta a Neptuno el día 3, haciendo un séxtil a Júpiter y Plutón que durará toda la primera semana del mes. La tónica general es de planificar a futuro, de imaginar el futuro hacia el que queremos ir.

Juntas vamos más lejos Además, el día 4 Venus entra en el signo de Géminis, haciendo un trígono con Saturno y Marte en Acuario. Un buen momento para encontrar compañeras con las que hablar, debatir, acordar e imaginar futuro colectivo. Ojo, porque puede haber muchas noticias sobre medidas económicas esos días.

Desde el 6 de abril, Marte en Acuario forma una cuadratura exacta a Urano en Tauro, seguida de la Luna Lle…