Ir al contenido principal

¿Intuición "femenina"? Venus en Cáncer: ya estás en casa


Hola chichis!!! Venus ya lleva un tiempo transitando por Cáncer, el signo de su exaltación. Y este fin de semana va a tener un peso especial. No solo porque durante el eclipse lunar del martes pasado jugó un rol protagonista, sino porque ahora, en trígono a Neptuno, y con la Luna en Piscis, está aún más exaltado. Venus en Cáncer nos da una tregua emocional en estos tiempos tan tensos y conflictivos. Es un refugio en el que vivimos intensamente las emociones para digerirlas y seguir adelante. Es el viaje interno (el cuadro es de Leonora Carrington 👇💜).

Cáncer es un signo cardinal, porque moviliza e inicia procesos emocionales como ningún otro signo del zodíaco. Y, aún así, es un signo que necesita protegerse, y hace un poco inaccesible a los demás todo lo que nos está pasando. Cuando vivimos lo que nos trae Venus en Cáncer, desde fuera podemos parecer pasivas, ensimismadas, paradas, contemplativas. Porque estamos concentrando nuestra atención en procesos internos invisibles para los demás. En este sentido, Venus en Cáncer es la mujer visionaria. Parece que su ensimismamiento no participa demasiado en la actividad diaria de los demás, pero repentinamente, cuando habla, abre caminos de sanación, de alivio emocional.

Es lo que algunos hombres, castrados emocionalmente desde la infancia, llamaron "intuición femenina". Un atributo misterioso que veían en las mujeres y que las hacía capaces de percibir y señalar caminos de vital importancia sin utilizar otros recursos culturalmente dominantes en el sistema patriarcal, como la razón lógica. Y ahí quedó esa expresión, "intuición femenina", como una concesión paternalista a todas las mujeres, que venía a decir: "eres una subalterna y no tienes instrucción porque no te dejamos participar en la vida pública, pero oye, de vez en cuando dices cosas que están muy bien". Terrible. Debemos comprender las emociones de otra forma. 

Los hombres deben reconquistar sus emociones, no dejar que cercenen de sus vidas este ámbito apasionante que compartimos todas las personas. Los queremos libres.

Hablar de Cáncer sin mencionar la escisión cultural y arbitraria que hemos hecho entre el género femenino y masculino sería imposible. Cáncer se ha entendido siempre muy mal, en mi opinión, porque los astrólogos hombres que escribían sobre él lo reducían a un ámbito de la carta en el que se englobaba todo lo que ellos consideraban femenino. La mala prensa que las emociones han tenido a nivel histórico, redujeron este signo a un universo femenino de cartón, pobre y pasivo, que aún se asocia a la madre abnegada, al ama de casa obsesionada por la limpieza, la familia y la cocina. A la mujer necesitada de protección. Pero no es así. Cáncer es un signo lleno de impulso. Al fin y al cabo, es un signo cardinal, lleno de acción interna. Y es un signo relacionado con el fondo mismo de nuestro ser (recordemos que se asocia a la casa 4, la raiz de la persona).

Las emociones son claves infalibres para descubrir asuntos de importancia, por mucho que la tradición patriarcal haya creído lo contrario, al centrar toda la atención en la competitividad y en la razón mental. Y es que, antes de ser conscientes de que una atmósfera, un trabajo o una relación no es buena para nosotras, las emociones nos alertan de tensiones, de desacuerdos, de resistencias.

Su signo opuesto, Capricornio, es el signo que rige el tiempo y la Historia con mayúsculas, que subraya la grandeza de unos cuantos hombres poderosos que gozaron de estatus, y omite todo lo demás (eso sí, Cáncer puede aprender de Capricornio a poner límites, a decir que no). En Cáncer, la temporalidad cobra otra dimensión, relacionada con el legado psicológico que nos ha dado la historia.

Y esto tiene una faceta existencial muy profunda. Todo lo relacionado con la vida, por qué estamos aquí, hacia dónde nos dirigimos, qué es el presente efímero para nosotras, se digiere en Cáncer. En ese sentido, Venus en Cáncer es la filósofa que ama los enigmas compartidos, la que valora la microhistoria de todas aquellas antepasadas anónimas que nos dieron la vida. Es la amante del gigante tesoro que se esconde en lo cotidiano, en lo pequeño, en el detalle, en el pasado perdido, lleno de instantes de autenticidad, que nos interroga. También es la nostalgia. La aceptación de los ciclos de la vida hasta su final. Por eso también se ha asociado a la vejez, el momento en que más experiencia acumulada tenemos. Es curioso que durante el tránsito de Venus en Cáncer ha resurgido la moda de descubrir nuestra apariencia anciana con FaceApp, por ejemplo.

Cáncer alberga el dolor primordial de sabernos mortales, el dolor compartido. Por eso, es un signo sumamente empático, comprensivo. Que necesita aliviar el dolor de los demás, porque reconoce en él el mismo dolor que vivimos nosotras. Por eso, Venus en Cáncer desea ayudar, cuidar, proteger. Porque es consiente de que todas estamos luchando en esta vida.

Y la única forma de superar ese dolor es construyendo puentes de amabilidad, de afecto, de amor. No necesariamente un amor romántico: es un amor humanístico, que a menudo se traduce en amor y cuidado a aquellas que nos son más cercanas. La familia, las amigas, las mascotas. Es la búsqueda de calidad de vida en los detalles del mundo cotidiano: comer bien, vestir cómodas, tener tiempo para relajarnos y sostener relaciones duraderas basadas en la honestidad.

Es la sentibilidad a lo sutil; con Venus en Cáncer, cualquier estímulo nos toca por dentro, y despierta en nosotras mundos intensos: una luz, un color, una forma... pueden incidir con potencia en el fluir de nuestras emociones. Venus en Cáncer es la recepción creativa del mundo que nos rodea: la mirada artística, que percibe lo sutil como si albergara una respuesta abstracta a las cuestiones más profundas de la existencia. Venus en Cáncer es una de las posiciones más sensitivas de Venus, que rige el arte, pero no siempre lleva a plasmar en obras artísticas lo que recibimos, porque no siempre necesita expresarse. Está ocupada viviendo. De hecho, las sensaciones y emociones que percibe son tan sobrecogedoras que son difíciles de explicar con palabras, pinceladas o notas musicales.

De alguna forma, Venus en Cáncer está cerca de la meditación. Observa, percibe y siente un fluir constante de estímulos propios, ajenos y del entorno. Es compasiva. Se conoce a sí misma y, a través del conocimiento de la vida humana que hay en ella, conoce el ser de los demás. Se desnuda de toda máscara y descubre su ser aquí, en casa, viajando con la imaginación a universos que duran un instante. Por eso, se ha dicho siempre que Venus en Cáncer busca y necesita seguridad emocional, refugio y protección. No es porque sea débil ni porque sea incapaz de protegerse a sí misma. Es porque necesita estar en un lugar seguro para viajar al mundo del instante y de la imaginación sin que nada la perturbe. Un hogar. 

 A nivel práctico, Venus en Cáncer trae gusto por dormir, ganas de ahorrar o controlar los gastos, gusto por el folclore y la gastronomía étnica (cuidado con los nacionalismos), reparaciones y redecoraciones del hogar (especialmente con mercurio retrógrado entrando en Cáncer de nuevo), limpiezas profundas de la casa (sobre todo con el eclipse lunar del martes), gusto por la jardinería, ir a la playa, joyas de conchas, visitas a mami, comidas familiares, dibujitos infantiles a la hora de cenar y lecturas inspiradoras, entre otras muchas, muchas cosas.

Espero que os haya gustado, chichis!! Os agradezco que hayáis llegado hasta aquí, porque me ha quedado bastante largo. Pero esta posición de Venus me parece apasionante. Puede que os sintáis sumergidas en un charco lodoso de problemas, con la oposición de Saturno y Plutón a este Venus tan sensible, pero confiad en vuestras necesidades emocionales. Incluso en los momentos en que estamos perdidas, estamos juntas. Un fuerte abrazo!!

¿Quieres hacer alguna consulta astrológica?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Especial: 9 claves sobre la triple conjunción de 2020

Hola chichis!!! El momento que estamos viviendo es muy singular, y no es preciso ser astróloga para percibirlo. Las noticias de actualidad ya están bastante caldeadas.

Os advierto de que este artículo es largo... pero es muy exhaustivo 😁. Aquí encontraréis todo sobre el hito astrológico de los años 20 (...del siglo XXI). Cualquier comentario es muy bienvenido: quizás entre todas podamos entender mejor lo que está pasando.


1. ¿Qué es la triple conjunción? Los últimos años, Plutón y Saturno han transitado por el signo de Capricornio, y el 3 de diciembre de 2019 Júpiter entra en el signo también.
El 12 de enero de 2020 la conjunción entre Saturno y Plutón en Capricornio será exacta, y unos meses después, en marzo de 2020, Júpiter se les unirá para formar lo que ya conocemos como triple conjunción, que durará todo el 2020. Las conjunciones Saturno-Plutón son habituales, dándose cada 33 años aproximadamente. Pero por las características de esta conjunción, junto al Nodo Sur y Júpiter,…

Todo sobre Marte en Aries 2020: acción y retrogradación

Hola chichis!!! Marte es el planeta de la acción, y desde que entre en Aries será un catalizador de todo lo que se ha estado removiendo este 2020. Como una mecha encendida que nos empuja a actuar, a romper un viejo orden de cosas y a luchar por algo nuevo.

📢Escucha este post aquí (20 de junio)
Es un planeta que enciende, y va a estar poniéndolo todo en movimiento de forma muy intensa, porque además se encuentra muy fuerte en Aries, su propio signo. Este Marte tan arquetípico entra en Aries el 28 de junio y ahí se queda hasta el 5 de enero de 2021.

¿Por qué tanto tiempo, si Marte normalmente pasa menos de dos meses en cada signo? ¡Porque este año retrograda! Entra retrógrado el 10 de septiembre (en el 28º de Aries) y entra directo el 14 de noviembre (en el 15º de Aries). Seis mesecitos para echar más leña al fuego en este año tan intenso.

Vivamos Marte en Aries con serenidad Hasta ahora toda la información que he encontrado en internet sobre este tránsito es bastante catastrofista. E…

Quirón en Aries por tránsito: 10 preguntas para sanar

Hola chichis!!! Quirón es el asteroide más importante en astrología. Hay incontables asteroides en el sistema solar, y solo un pequeño porcentaje de ellos se han incorporrado al lenguaje astrológico. Pero de los asteroides que manejamos las astrólogas, Quirón es el que tenemos más presente.

📢Escucha este post aquí
Quirón: el asteroide estrella No todos los asteroides utilizados en astrología tienen una aplicación clara, y de hecho muchos se utilizan de forma un tanto experimental. Además, muchas de las cosas que señalan los asteroides son temas que ya podemos descubrir en los planetas de nuestra carta. Pero Quirón es, tal vez, la excepción.

Porque es el asteroide más trabajado y estudiado, y su significado es tan redondo que aporta información extra. Aunque la incorporación de Quirón al lenguaje astrológico es reciente (se descubrió en los setenta), en la experiencia observamos que funciona.

¿Qué significa Quirón? En la astrología grecolatina, Quirón era un centauro inmortal, sabi…