Ir al contenido principal

El tránsito de Neptuno en Piscis: sigiloso pero muy fuerte


Hola chichis!!! Un tránsito que marca época. En comparación con todo lo que está removiendo la triple conjunción en Capricornio este 2020, y todas las otras cosas que están pasando entre Acuario y Tauro, el tránsito de Neptuno pasa más bien desapercibido. ¡Pero es uno de los planetas más contundentes del clima astral!

Lo que pasa es que es de esas contundencias que se disfrazan de poquita cosa, y suavemente va puliéndonos las aristas, como el mar que impacta poco a poco en la roca. Con el tiempo suficiente, Neptuno nos transforma. Y Neptuno siempre tiene el tiempo suficiente, porque pasa 14 años en cada signo.

transitoneptunoenpiscis

¿Cuánto dura el tránsito de Neptuno en Piscis?

Neptuno entró en Piscis nada menos que en abril de 2011 (volviendo brevemente a Acuario para ingresar definitivamente en Piscis en febrero de 2012), y permanecerá en su signo hasta enero de 2026, cuando ingresará en Aries para renovar su energía en un nuevo ciclo.

Así que... 14 años con un Neptuno muy fuerte, domiciliado en Piscis, su propio signo. Para el planeta de la bruma lo que estamos viviendo ahora con todo este tema del 2020 es poca cosa, porque se queda con nosotras hasta bien entrada la década, con esa presencia que lo caracteriza, oceánica y amplia; transpersonal.

Y si toca de forma personal alguno de los planetas o cúspides de tu carta astral, ¡puede pasar cerca de 4 años sintiéndose! Aunque tendrá épocas muy sigilosas, en las que te olvidarás de que está ahí. Pero sus mareas y reflujos lo cambiarán todo pacientemente, con algún que otro tsunami emocional asegurado.

neptunoenpiscisquesignifica

Neptuno en Piscis... ¿de qué va?

Neptuno y Piscis tienen que ver con el inconsciente colectivo, con la sensibilidad de una época. Con el imaginario que compartimos con las demás. Tienen que ver con sueños, ilusiones y anhelos que dan impulso, de forma sigilosa, a los tsunamis emocionales de un contexto.

Neptuno y Piscis tienen que ver con las mareas que nos pierden, que nos llevan mar adentro, donde no se hace pie. Nos proponen laberintos, engañosas travesías, en las que soñamos con expansiones, transcendencias, y cosas sublimes que se elevan, escapando de lo cotidiano para alcanzar algo que queda fuera del mundo de las palabras.

Tienen que ver con la espiritualidad, con la búsqueda interna que se convierte en laberinto, con perdernos para encontrarnos, con desear que todos los límites se desvanezcan para ver la verdad que había estado todo el tiempo en el fondo de cada detalle, latente.

neptunotransitandopor

Y precisamente por anhelar amplitud y conexión, son energías que nos separan y encierran, como la viajante que deseaba ver mundo y pasó meses encerrada en el camarote de un barco. Neptuno y Piscis son energías de naufragio, de renuncia a hacer nuestra voluntad. Y en medio de la pérdida, son energías que nos muestran también la epifanía. La magia. La sincronía de todas las cosas. La unión de todos los seres.

¡Qué difícil vivir estos arquetipos en el mundo real! Son fuerzas que verdaderamente comprometen nuestra seguridad. Porque desdibujan todo lo estable, todo lo seguro. Lo empapan todo de transformación, sin nada que se les resista.

Son energías que inspiran, dan aliento y sentido, dan luz, y a la vez (como son energías que integran contrarios) nos asustan con su intensidad inesperada, con su oscuridad, con sus monstruas ctónicas, que emergen de las profundidades para rozarnos los pies con su poderosa y misteriosa presencia.

transitodeneptunoenmi

¿Cómo se viven los tránsitos de Neptuno?

Los tránsitos de Plutón, Urano y Saturno tienen fama, porque suelen manifestarse de formas claras que nos hacen sentir inmersas en procesos un tanto duros. Pero...

Yo diría que los tránsitos de Neptuno son los más difíciles de manejar. Porque nos transforman poco a poco, erosionando nuestras certezas y nuestras seguridades; erosionando nuestros límites y lo que creíamos ser, para dejar que nos empapemos de lo que hay ahí fuera.

Un tránsito de Neptuno en Piscis afectando de forma personal una carta natal se vive como nadar en medio del océano, sabiendo que ahí debajo hay una fosa oscura llena de pulpos gigantes, ballenas, misterios raros, y sabiendo que no hay tierra a la vista. Realmente son energías que vencen a la razón, que pueden llegar a ser muy perturbadoras. 

transitoneptunocartanatal
De una forma práctica, los tránsitos de Neptuno suelen tener que ver con fases de la vida en que inicialmente nos sentimos perdidas, sumidas de alguna forma en algún tipo de miseria personal: relaciones de dependencia, victimización, culpa, adicción a vías de escape, insatisfacción profunda ante la realidad, sensación de debilidad, falta de energía... y la forma en que tendemos a salir de esas situaciones poco afortunadas es precisamente repitiendo el patrón.

Ese es el peligro de los tránsitos de Neptuno: para paliar el efecto emocional que nos producen, tendemos a recurrir a vías de escape neptunianas, y acabamos metidas bien hondo en las arenas movedizas, hasta que nos vemos forzadas a aceptar que dejar de luchar y rendirse, o tocar fondo, es un requisito para que aparezca la luz al final del túnel. Neptuno da cuando renunciamos.

Los descubrimientos neptunianos nos cambian la vida, porque se presentan de forma inesperada, cuando más perdidas estamos, para revelar algo. Como las conchas y las piezas de ámbar que devuelve espontáneamente el mar a las orillas. Un tesoro que nos hace conscientes de nuestro humilde lugar en el cosmos. De su grandeza. Y también nos hace conscientes de que las otras personas sufren. Y de repente se despierta en nosotras la necesidad de salvarnos, salvando a quienes nos rodean.

Entonces podemos sentir ganas de entregarnos a una causa, de darnos completamente, de dejar atrás al yo para intentar serlo todo, expandirnos, levar anclas. Entonces rompemos con apegos, dependenccias, inseguridades, culpas, victimizaciones, y empezamos a tener una sensación más liviana de redención, o de oportunidad para vivir de verdad, sin los espejismos egóicos que nos habían nublado.

Neptuno despierta en nosotras una conciencia que no se olvida. Nos inspira. Y cuando por fin nos permite continuar llevando nuestra pequeña vida humana, con nuestros límites personales restablecidos, lo hacemos más conscientes, más humildes, más compasivas, más concienciadas: más empáticas.

pisciscartanatal

¿Cómo está afectando Neptuno en Piscis al contexto?

Neptuno en Piscis, a nivel colectivo, ha estado planteando todo este tiempo qué pasa con las víctimas del sistema, qué pasa con esa gente a la que el sistema considera excedente humano. Este tiempo hemos tenido diversas crisis migratorias muy dramáticas, en las que se demostró que la vida de algunos seres humanos vale menos que nada.

Neptuno en Piscis pregunta qué pasa con la solidaridad en un mundo conectado pero cada vez más desigual. Qué pasa con el altruismo, qué pasa con la naturaleza humana, que evade cuidarse a sí misma como especie, y reincide colectivamente en patrones de crueldad y explotación. Neptuno en Piscis pregunta si es cierto que "el hombre es un lobo para el hombre". Si no tiene cabida otra forma.

Neptuno en Piscis apela a nuestra conciencia, no tanto de forma moralista, sino poniéndonos delante las verdades que como civilización habríamos querido enterrar muy hondo en el océano: ¡como los plásticos y nuestra basura, por ejemplo!

neptunopiscisecologismo
Neptuno en Piscis cuestiona la contaminación del medio ambiente, la contaminación de los mares, el envenenamiento del agua, la cultura de usar y tirar, la explotación de los animales, la rápida extinción de especies.

Nos está poniendo delante el ahogo de la naturaleza ante nuestros excesos. Y desde que Urano entró en Tauro, en la misma línea ecologista, mucho más.

Este tránsito largo de Neptuno en su propio signo está vomitando los fantasmas y los monstruos que ocultamos en el oceánico y extenso inconsciente colectivo.

Está llamando a que tomemos conciencia. A que nos desintoxiquemos de nuestra peligrosa forma de vivir devorándolo todo. A que conectemos con lo que hay más allá de lo material.

Y despierta en gran medida nuestra conciencia social, pero no tanto desde las ideas, como haría Urano: sino desde dentro: desde las emociones, desde las pesadillas colectivas. Neptuno en Piscis es el planeta que nos pregunta cómo podemos dormir tras causar tantos estragos.

E incluso nos puede dar una sensación derrotista y catastrofista a nivel colectivo (eso lo hemos visto ya de formas muy concretas en las noticias), de la misma forma que a nivel personal despierta la victimización.

neptunoportransito

¡Por suerte otros tránsitos lo equilibran!

Todo esto puede ser difícil de digerir, ya que, como con todo lo neptuniano, podemos estar ya muy concienciadas y sencillamente no saber cómo empezar a buscar soluciones para todos esos problemas. Estamos en un laberinto. ¿Cómo cambiarlo todo? ¿Cómo hacer del mundo un lugar mejor? Nobles propósitos, pero muy neblinosos, sin concreción. Y afortunadamente otros tránsitos van a venir arrojando propuestas para que todo esto acabe por concretarse y tomar forma.

Gracias por leer, chichis!!!
Un gran abrazo!!!







Comentarios

Entradas populares de este blog

Todo sobre Venus retrógrado en Géminis: ¡azúcar!

Hola chichis!!! Bienvenidas al azucarado mundo venusino, porque se queda hasta agosto. Llega la retrogradación de Venus, algo que sucede cada año y medio nada más. No todos los años nos toca, pero como 2020 está intenso, también vivimos eso. 😉 Y además, en un clima astral en el que, poco a poco, gran parte de los planetas entran retro. Los astros tiran de nosotras hacia una fuerte revisión.

📢 Puedes escuchar este artículo aquí

El artículo es largo, pero al fin y al cabo, es algo que viviremos hasta agosto, así que merece la pena estudiarlo bien, porque es un proceso largo. Primero os hablo de fechas clave, y luego de posibles manifestaciones de esta energía.
Fechas clave de esta retrogradación de Venus 1. El inicio de la retrogradación: 13 de mayo Venus entró en sombra pre-retrógrada el 10 de abril: desde ese momento hemos estado viviendo los asuntos venusinos con un tono enrarecido. 
El 13 de mayo Venus entra retrógrado, en el grado 21 de Géminis. Y lo hará, además, en cuadratura …

Cambio nodal: los Nodos Lunares en Géminis y Sagitario

Hola chichis!!! El 5 de mayo sucede algo notable: los Nodos Lunares cambian de signos. Podéis encontrar textos con otras fechas, porque depende de si consideramos el eje nodal verdadero o el eje nodal medio. Pero existe más o menos consenso en la comunidad astrológica de considerar el eje nodal verdadero.
📢 Puedes escuchar este post aquí

Como sabréis, los Nodos Lunares son dos puntos opuestos que marcan un eje en la carta astral. No son cuerpos celestes, sino puntos matemáticos calculados según las órbitas del Sol y de la Luna vistas desde la Tierra. Para que os hagáis una idea, son los puntos en los que las luminarias entrecruzan sus órbitas, de modo que cuando se juntan en el Nodo Norte o en el Nodo Sur, vivimos un eclipse.
El Nodo Norte es un punto que marca temas que estamos trabajando a nivel colectivo para integrar aprendizajes relacionados con la energía del signo en el que está, y el Nodo Sur indica de qué nos deshacemos porque ya no tiene función evolutiva.Los Nodos Lunares t…

Especial: 9 claves sobre la triple conjunción de 2020

Hola chichis!!! El momento que estamos viviendo es muy singular, y no es preciso ser astróloga para percibirlo. Las noticias de actualidad ya están bastante caldeadas.

Os advierto de que este artículo es largo... pero es muy exhaustivo 😁. Aquí encontraréis todo sobre el hito astrológico de los años 20 (...del siglo XXI). Cualquier comentario es muy bienvenido: quizás entre todas podamos entender mejor lo que está pasando.


1. ¿Qué es la triple conjunción? Los últimos años, Plutón y Saturno han transitado por el signo de Capricornio, y el 3 de diciembre de 2019 Júpiter entra en el signo también.
El 12 de enero de 2020 la conjunción entre Saturno y Plutón en Capricornio será exacta, y unos meses después, en marzo de 2020, Júpiter se les unirá para formar lo que ya conocemos como triple conjunción, que durará todo el 2020. Las conjunciones Saturno-Plutón son habituales, dándose cada 33 años aproximadamente. Pero por las características de esta conjunción, junto al Nodo Sur y Júpiter,…