Ir al contenido principal

¿Qué pasa cuando cada planeta entra retrógrado?

Hola chichis!!! Para comprender bien el significado de los planetas en astrología es importante comprender sus ciclos, sus ritmos y dinámicas, porque son las que marcan los tiempos de los asuntos que rigen. Una de esas dinámicas tan importantes de los planetas, que nos afecta de forma práctica y visible, es la retrogradación.

Si quieres saber qué es la retrogradación, por qué sucede, qué significa y cómo nos afecta de una forma general, te sugiero que consultes este artículo antes de leer cada planeta, para que los puedas ubicar bien en la idea general.

Mercurio retrógrado

Mercurio retrograda aproximadamente 3 veces al año, y tarda generalmente tres semanas en entrar directo de nuevo.  Como retrograda 3 veces al año, cada año entra retrógrado en signos del mismo elemento. Por ejemplo, en 2019 Mercurio entra retrógrado en signos de agua. Las retrogradaciones de Mercurio se han asociado ampliamente a despistes, malos entendidos, pérdida de objetos o mensajes, retrasos, averías de maquinaria y medios de transporte, o interferencias en las comunicaciones.

Aunque existe un consenso más o menos establecido de que las retrogradaciones de Mercurio no son buenas para iniciar proyectos ni firmar contratos, son etapas excelentes para resolver y desarrollar asuntos pendientes relacionados con el intelecto, los estudios, la escritura, el papeleo burocrático o la organización. Y para tener "esa conversación" que habíamos intentado meter debajo de la alfombra.

Venus retrógrado

Venus retrograda aproximadamente cada 19 meses, así que no todos los años vivimos una retrogradación de Venus. Las retrogradaciones de Venus duran alrededor de 40 días, normalmente. Cuando Venus entra retrógrado solemos reencontrarnos con personas de nuestro pasado, ponemos la lupa sobre los asuntos amorosos, las relaciones, nuestros gustos, e incluso nuestra apariencia. Podemos retomar hobbies del pasado o darnos una tregua para disfrutar si habíamos tenido mucho estrés.

Son etapas extraordinarias para redescubrir nuestros talentos y reforzar nuestra autoestima, así como para prestar atención a nuestras personas más allegadas y tomar conciencia de cómo nos relacionamos con ellas. Además, pueden ser momentos excelentes para saldar deudas o cobrar pagos pendientes, y para poner en orden nuestra economía.

Marte retrógrado

Marte retrograda cada dos aproximadamente, y generalmente permanece retrógrado durante dos meses. Las retrogradaciones de Marte se asocian a un cambio de dinámica en el ritmo de acciones que veníamos teniendo.

Si habías sido muy activa, probablemente sea un momento de espera que te fuerce a reevaluar tus ambiciones y objetivos y a darles una base más fuerte. Si habías sido muy pasiva, probablemente sea un momento que requiera de ti una reacción importante ante algún acontecimiento que te ayude a comprender tu capacidad de acción.

Son etapas muy buenas para revisar todo lo relacionado con la autoafirmación, el deseo, la pasión, las ambiciones y los objetivos, así como la forma en que vamos tras ellos.

Es un reajuste de nuestra actitud ante la acción, que puede hacernos tomar consciencia de asuntos diversos, como por ejemplo: si hemos sido egoístas y hemos pisado a otras personas para ser las primeras; si sentimos mucha ira porque hemos sido sumisas ante algún tipo de tiranía; si hemos estado persiguiendo objetivos que ya no tienen significado para nosotras... ¡depende!

Júpiter retrógrado

Júpiter retrograda aproximadamente cada 13 meses, y permanece retrógrado alrededor de cuatro meses, así que no todos los años entra en retrogradación, pero cuando lo hace es durante etapas más bien largas, en las que revisamos todos los asuntos regidos por Júpiter.

A nivel social pueden cuestionarse temas y tendencias morales, migratorios, políticos, legislativos o filosóficos.

A nivel personal puede que revisemos la dirección que le hemos dado a nuestra vida, a nuestro sistema de creencias, al lugar en el que vivimos o a nuestro marco intelectual. Durante la retrogradación de Júpiter podemos comprender mejor hacia dónde nos expandimos, cómo hacer más amplio nuestro mundo, e incluso qué situaciones a las que deberíamos decir que NO activan en nosotras una hipocresía complaciente (regida por Júpiter) que nos impide hacer lo que necesitamos.

Es un momento muy bueno para revisar nuestra vista, para replantearnos nuestros niveles de estrés, nuestras tendencias hedonistas, o si nuestra autocomplacencia (por ejemplo, con hábitos alimentarios) es un lastre poco saludable. Por otro lado, la retrogradación de Júpiter también puede traernos un soplo de aire fresco o unas vacaciones si habíamos sufrido mucho estrés.

Como véis, su efecto depende de la dinámica que tuviérais antes de que entrara retrógrado, y de cómo os afecte personalmente.

Saturno retrógrado

Saturno retrograda todos los años, y pasa retrógrado alrededor de cuatro meses y medio, así que estamos familiarizadas con sus retrogradaciones. Como Saturno tarda entre dos y tres años en cambiar de signo, hace varias retrogradaciones en cada uno de ellos.

Como Saturno es el planeta del tiempo, cuando entra retrógrado se activa nuestra memoria y hacemos un repaso de asuntos del pasado relacionados con la energía del signo en el que está. A nivel personal, podemos recordar esos asuntos para repasar cómo los encaramos en el pasado, y cuáles son las consecuencias de lo que hicimos en nuestro presente. Los obstáculos y las limitaciones salen a la luz, como consecuencia de nuestras acciones del pasado.

Pero también a nivel social (Saturno rige la historia y las estructuras sociales y colectivas) resurgen temas históricos del pasado para que tomemos consciencia de su significado y alcance en el mundo actual.

Además, Saturno es un planeta asociado a la moral, a la norma, a la jerarquía, al orden y a los cauces socialmente aceptados para la ambición. Por eso, cuando entra retrógrado podemos encontrar también posicionamientos más conservadores, tanto a nivel social como personal.

Son momentos en que la vida se orienta de forma muy fuerte hacia la ordenación y consecución de objetivos, y por tanto demandan de nosotras cierta austeridad y perseverancia.

Sus manifestaciones dan para muchas reflexiones. Al fin y al cabo, las retrogradaciones de Saturno son un repaso de toda nuestra estructura vital, y un repaso de la realidad en la que vivimos. Seguiré hablando de ello en más artículos.

Urano retrógrado

Urano retrograda una vez al año, y pasa retrógrado alrededor de cinco meses. como Urano tarda unos 7 años en cambiar de signo, hace alrededor de 7 retrogradaciones en cada uno de ellos. Estamos muy familiarizadas con su energía retrógrada.

Urano es un planeta de sorpresas imprevistas, que también está muy relacionado con el tiempo. Pero no un tiempo que marcha ordenadamente como el de Saturno, sino un tiempo elástico que condensa mucha actividad en un instante y, en otros, alarga el tiempo en forma de largas esperas. Por eso, cuando Urano entra retrógrado podemos esperar que ocurra algo súbito a nivel colectivo, relacionado con el signo por el que transita. Pero después avanza haciendo un repaso sigiloso, hasta que reciba la activación por tránsito de otros planetas.

Además, Urano es un planeta que transforma de repente las cosas, porque cuando manifiesta su energía lo hace de golpe, como un rayo. Así que cuando tansita por un signo podemos esperar que haga tambalearse todo lo que estaba establecido en los ámbitos de la realidad que ese signo representa. Y cuando entra retrógrado, puede que derrumbe definitivamente algunos asuntos por los que había pasado de largo anteriormente.

Las retrogradaciones de Urano se manifiestan de forma muy diversa, porque es un planeta caracterizado por ser imprevisible. Pero algunas cosas que pueden alterar son la metereología (Urano rige el cielo), el ingenio, el pensamiento, la tecnología, la forma que tenemos de relacionarnos con la libertad y la ideología, la excentricidad, o incluso nuestros nervios.

Si nos afectan de forma personal, puede que tomemos decisiones repentinas para liberarnos de un orden de cosas, o que nos dejemos llevar por la imprudencia.

Neptuno retrógrado

Neptuno retrograda una vez al año, y pasa retrógrado alrededor de cinco meses. Como Neptuno tarda alrededor de 14 años en cambiar de signo, retrograda muchas veces en cada uno de ellos, y estamos familiarizadas con su energía.

Las manifestaciones de Neptuno retrógrado no son fáciles de definir, porque de por sí Neptuno escapa a las definiciones. A nivel colectivo puede manifestarse en forma de una sensación compartida, un latido común un tanto confuso, que acaba expresándose en forma de una mayor empatía y una mayor solidaridad.

Por otro lado, a nivel global puede dar lugar a eventos como epidemias o crisis humanitarias, o a la emergencia mediática de algún tema relacionado con la victimización. Neptuno retrógrado revela en qué nos habíamos estado engañando. Es una apelación a nuestra conciencia colectiva.

Es también una época de descubrimiento: pero no de descubrimiento innovador, como en el caso de Urano, sino de descubrimiento de los posos del pasado que habían estado sepultados en el inconsciente colectivo.

En este sentido, y de forma más práctica, Neptuno retrógrado da lugar a grandes retrospectivas de arte, al gusto por la estética retro, a poner bajo el foco público películas o música antigua... o a rescatar autoras olvidadas.

A nivel personal, la retrogradación de Neptuno puede hacer que descubramos nuestras dependencias, y puede revelar estados psíquicos y físicos que habíamos estado intuyendo sin darnos cuenta. Además, puede que nos traiga sueños muy vívidos, recuerdos confusos, encuentros sincrónicos, y toda clase de sucesos "mágicos".

Plutón retrógrado

Plutón retrograda una vez al año, y pasa retrógrado alrededor de cinco meses. Como Plutón pasa entre una y dos décadas en cada signo, retrograda muchas veces en cada uno de ellos, y estamos muy familiarizadas con su energía retrógrada. Eso sí: el repaso que da a cada signo es profundo.

Plutón actúa como una lupa que analiza en toda profundidad lo que toca, y cuando está retrógrado, lo analiza por segunda vez, y luego una tercera al volver a ponerse directo. Así que no se le escapa nada. Por eso, su energía es implacable. No se puede seducir a la energía de Plutón con engaños o escapismos.

Cuando Plutón entra retrógrado, nos pone delante la verdad, y no nos deja hasta que la hayamos integrado y actuemos de forma coherente con ella. Por eso, las retrogradaciones de Plutón se viven como una sacudida exhaustiva de lo más auténtico que hay en nosotras: nuestra pulsión animal de supervivencia.

Si habíamos omitido y reprimido pasiones, ambiciones, deseos o miedos sospechosos, para seguir con el orden de nuestra vida, la retrogradación de Plutón nos va a confrontar con las situaciones necesarias para que tomemos consciencia de ellas y cambiemos nuestro orden vital para integrarlas con honestidad.

Por eso, si te afecta de forma personal el tránsito de Plutón, habrás oído que tendrás que deshacerte "de lo que no funciona" para aceptar y realizar "una gran transformación". Bueno. A veces cuando repetimos explicaciones acaban por no decirnos nada. Lo que quiere decir esta expresión tan sonada y repetida es que Plutón te va a hacer vivir de una forma más fiel a ti misma, a través de la resistencia, la consciencia y la voluntad.

A nivel social y colectivo, las retrogradaciones de Plutón pueden escrutar el clima colectivo para revelar secretos, engaños al público, o delitos. Son un momento de ajuste de cuentas en todas las relaciones de poder, especialmente en los asuntos representados por el signo en el que transita Plutón.

Un abrazo chichis!!!

¿Quieres hacer alguna consulta astrológica?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Especial: 9 claves sobre la triple conjunción de 2020

Hola chichis!!! El momento que estamos viviendo es muy singular, y no es preciso ser astróloga para percibirlo. Las noticias de actualidad ya están bastante caldeadas. Os advierto de que este artículo es largo... pero es muy exhaustivo 😁. Aquí encontraréis todo sobre el hito astrológico de los años 20 (...del siglo XXI). Cualquier comentario es muy bienvenido: quizás entre todas podamos entender mejor lo que está pasando. 1. ¿Qué es la triple conjunción? Los últimos años, Plutón y Saturno han transitado por el signo de Capricornio, y el 3 de diciembre de 2019 Júpiter entra en el signo también. El 12 de enero de 2020 la conjunción entre Saturno y Plutón en Capricornio será exacta, y unos meses después, en marzo de 2020, Júpiter se les unirá para formar lo que ya conocemos como triple conjunción, que durará todo el 2020. Las conjunciones Saturno-Plutón son habituales, dándose cada 33 años aproximadamente. Pero por las características de esta conjunción, junto al Nodo S

Diciembre de 2020: broche de oro a un año difícil

Hola chichis!!! Empezamos diciembre con todos los planetas directos, exceptuando a Urano. ¡Entramos en el mes en el que la triple conjunción se deshace definitivamente! Es un mes marcado por un cambio de energía muy fuerte. El mes se inicia en plena temporada de eclipses , y se desarrolla con muchos cambios importantísimos, singulares, con eventos astrológicos que se viven solo una vez en la vida. Primera mitad del mes: soltamos carga El día 2 empezamos con un toque de optimismo muy notable, porque Mercurio, que había estado transitando por Escorpio, entra en Sagitario. Nuestra mente se expande y se tiñe de sed de aventuras: nuestra curiosidad mira a nuevos horizontes. Además, al final de la primera semana de diciembre Venus en Escorpio entra en trígono con Neptuno en Piscis, que como entró directo poco tiempo antes va a dar un tono muy sensible, emotivo e inspirado al mapa astral general.  Lo que nos gusta beberá de las apasionadas raíces emocionales escorpianas, y

Noviembre de 2020: ¡vamos a por todas!

Hola chichis!!! Noviembre calma un poco las cosas, aunque también trae sus propios retos. Lo que destaca del mes son tres cosas: Mercurio y Marte entran directos, por un lado. En segundo lugar, tenemos la tercera y última conjunción Júpiter- Plutón, que será exacta una vez más entre el día 6 y el 19. Nuevamente, el contexto nos lanza sus noticias de impacto. Y en tercer lugar, ¡a final de mes empiea la temporada de eclipses!  Hablaremos de todo ello con detenimiento más adelante. Por ahora, os cuento sobre el mood general del mes. ¿Cómo empezamos el mes? El día 1, el Sol en Escorpio estará haciendo una oposición exacta a Urano en Tauro, justo después de una Luna Llena en Tauro. ¡Empezamos el mes con mucho dinamismo! Un dinamismo que puede hacer que nos sintamos agotadas a medida que avance la primera semana del mes, porque Mercurio en Libra estará haciendo una cuadratura a Saturno hasta el día 7, y el día 8 tenemos Cuarto Menguante. Sin embargo, podemos sentir que las difi