Ir al contenido principal

Astrología y ser: más allá del ego personal


Hola chichis!!! Normalmente, cuando estudiamos astrología o hacemos consultas, lo hacemos movidas por algún tema personal.

La astrología sirve para muchas cosas, como tomar conciencia de los procesos que estamos viviendo, prepararnos para los ciclos y etapas vitales que vendrán, o comprender mejor nuestro pasado. Pero ¿qué nos dice más allá de eso? Como astróloga, me he dado cuenta a lo largo de los años de que la astrología es mucho más que introspección personal, y es mucho más que una herramienta para vivir mejor.

En otro artículo os hablaba de la astrología como lenguaje cuyo tema principal es el paso del tiempo en ciclos de diferentes duraciones y naturalezas. ¿Qué preguntas y conclusiones podemos sacar del hecho de que la astrología funciona?


Todas compartimos presente

Anoche hice un viaje emocional al pasado que me tocó por dentro: regalos de Mercurio retrógrado en Escorpio, y de los aspectos que estamos viviendo esta semana. Poco después recibí la llamada de una de mis mejores amigas: estaba deseosa de contarme las cosas en las que había estado pensando esta semana.

A medida que hablábamos, me di cuenta de que todo lo que me decía era paralelo al tipo de descubrimiento que yo había tenido instantes atrás, pero actuando en otros ámbitos de su vida. Mis recuerdos revelaban lucidez en mis casas 2 y 5, y estaban relacionados con la creatividad; los suyos, revelaban sus verdades en las casas 10 y 7, y estaban relacionados con el impacto de sus relaciones en su vida profesional.

Tuvimos una de esas conversaciones que remueven montañas de determinación y limpian por dentro. Fue una conversación en la que, más que hablar nosotras, hablaban los aspectos Marte-Plutón que se han activado estos días. 

Para cada persona, los procesos colectivos se manifiestan de una forma singular. Pero, viendo las experiencias que tenemos todas en conjunto, se hace evidente que lo que vivimos, lo vivimos formando parte de un proceso colectivo de infinitas variables.

Esto es muy evidente para mí cuando me hacéis consultas sobre temas similares en las mismas épocas. Los tránsitos nos activan procesos similares en una atmósfera astral compartida. ¿Qué conclusiones sacamos de esto?

Todas formamos parte

La astrología, vista más allá de las preguntas que solemos formularle para resolver los asuntos de nuestro ego, nos está revelando algo crucial de nuestro ser: que formamos parte, y que somos mucho más de lo que creemos.

Nuestra carta natal se representa como una rueda cuyo centro está vacío. Muchas astrólogas creen que ese centro vacío representa nuestro auténtico ser: nuestro ser profundo, en el que se integra todo lo demás. ¿Y qué es, ese ser? ¿Qué hay debajo del conflicto que me causa este tránsito, o del deseo al que me mueve este planeta natal?

El misterioso hecho de estar vivas. De formar parte. De atravesar el tiempo en este mundo, sin respuestas a las preguntas cruciales de cómo hemos llegado hasta aquí, por qué, hasta cuándo, para qué...

Cuanto más sé de astrología, menos miro mi propia carta y más observo la carta del momento presente. Porque es la que nos mueve a todas al unísono. Es la fuente de todo lo que vivimos de forma individual.

Dejadme contaros una de las metáforas de Jung que me parecen más interesantes desde un punto de vista astrológico. Y no es la sincronicidad 😉.


El inconsciente colectivo

Jung no solo era psiquiatra y mitólogo: como hobby, salía al bosque a recoger setas. En mi opinión, fue observar el comportamiento de las setas lo que le dio una de sus mejores ideas. 

Resulta que hay setas que son el pequeño cuerpo visible de un enorme cuerpo subterráneo del que emergen, aquí y allá, diferentes setas. No podemos verlo, pero ese cuerpo subterráneo, esa madre hongo, une a todas las setas a lo largo de distancias asombrosas, estableciendo un nexo entre todas ellas. 

Partiendo de esta idea, Jung formuló la idea de inconsciente colectivo. El inconsciente colectivo vendría a ser un enorme fondo psíquico compuesto por todas las personas. Cuando tenemos una ocurrencia, cuando soñamos, cuando hablamos, manifestamos cosas relacionadas con ese inconsciente colectivo.

Esta idea me parece inspiradora, y hace que me haga muchas preguntas. ¿Somos nosotras las únicas artífices de nuestra realidad? ¿Cuál es el papel de lo compartido, de lo común, en lo que estamos experimentando?

En el centro de la rueda de nuestra carta natal, bajo las transformaciones que experimentamos a lo largo del tiempo como seres únicos, ¿hay un ser que nos pertenece a nosotras exclusivamente? ¿O hay un ser que forma parte de algo mayor que nosotras mismas?

Lo que está claro, al menos para mí, es que, creamos en lo que creamos, en las profundidades de nuestro ser hay una fuente de serenidad que nos sostiene a través de los procesos que vivimos. ¿Te suena esotérico? A mí me suena poético. Pero es mi Luna en Piscis hablando, así que no le hagáis mucho caso 😅

Yendo a lo importante: vosotras, ¿qué pensáis de todo esto?

Un abrazo chichis!!!



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Lilith en los signos y las casas

Hola chichis!!! Tras haberos hablado sobre Lilith de forma general , os dejo el significado de Lilith por los signos y casas, y cuál es el superpoder feminista con el que inspiráis a las demás dependiendo de dónde esté en vuestra carta natal: Lilith en Aries o en casa 1 : luchas por lo que quieres con una independencia y un valor admirable. Tus deseos no son complejos ni extraordinarios, pero tu forma de realizarlos es innovadora e imparable. Al hacer eso abres caminos para todas, porque lo personal es político. Tu superpoder es tu valor y tu resiliencia. Lilith en Tauro o en casa 2 : el erotismo es tu paraíso particular. Tienes una gran capacidad para disfrutar, y una gran capacidad creativa. Confías en tu talento y deseas materializarlo, con frecuencia en forma de seguridad material. Eres muy ambiciosa, pero con razón, porque nada te queda grande. Tu superpoder es tu talento. Lilith en Géminis o en casa 3 : deseas diversidad, y huyes de los espacios angustiosamen

Todo sobre Urano en Tauro: el protagonista de 2021 y 2022

  Hola chichis!!! Podéis encontrar una gran cantidad de información excelente sobre el tránsito de Urano en Tauro, pero como poco a poco irá ganando protagonismo, y ya va mostrando hacia dónde van los tiros, me gustaría indagar algo más en esto.  📢Escucha este post aquí Vamos a ver qué significa que Urano transite en Tauro, qué cambios introduce en nuestra vida y, más importante aún, cómo se desarrolla este proceso de más de 7 años. ¿Cuándo empezó el tránsito de Urano en Tauro? Urano es un planeta lento, generacional, y por tanto siempre se vincula a temas colectivos y contextuales. Urano tarda 84 años en dar una vuelta completa al Sol, así que el tránsito de Urano por un signo es algo bastante único en la vida, con un impacto directo en nuestro mundo compartido y en las circunstancias que desarrollamos ahí a nivel personal.  Lee sobre el impacto de Urano en los signos El planeta de la libertad, el cambio y la rebelión entró en Tauro el 15 de mayo de 2018, pero como entró retrógrado

Marte en Tauro se encuentra con Urano: la revolución

  Hola chichis!!! Llega uno de los momentos clave del 2021, y nada más empezar el año. Ya sabéis que Marte ha estado en Aries, su propio signo, desde el 28 de junio del 2020, pasando seis meses allí, en un clima muy denso y cargado de tensión.  📢Escucha este post aquí Y ahora, el día 6 de enero, Marte entra en Tauro, el próximo signo, pasando unos dos meses en cada signo a partir de ahora. En concreto, Marte estará en Tauro hasta el 4 de marzo, cuando entrará en Géminis.  Marte en Tauro Que Marte abandone Aries es una buena noticia, porque por fin podremos disponer de nuestra capacidad de acción, decisión y afirmación mirando hacia delante. Sin embargo, su tránsito por Tauro tampoco va a ser sencillo, y es por eso que me he decidido a dedicarle un estudio más detenido. Marte en Aries inicia, rompe para nacer a algo. Y Marte en Tauro continúa esa línea dando un desarrollo a las cosas. De ahí que el clima de crispación, de quiero y no puedo, o de deseo pero no es el momento que nos traj