Ir al contenido principal

Venus y Plutón en un poema feminista de hace 4000 años


Hola chichis!!! Si queréis leer algo hermoso, significativo y feminista sobre la relación Venus Plutón, o Venus Escorpio, aquí tenéis un poema sumerio de hace 4.000 años que os va a sorprender.

Es una de las obras literarias más hermosas jamás escritas, y las expertas apuntan a que, con mucha  probabilidad, fue escrita por mujeres en los albores de la escritura, con una caña cortada sobre tablillas de barro.

La traducción del cuneiforme al inglés es de la experta Diana Wolkstein, y la del inglés al español, de Ofelia Iszaevich. No os extrañéis de las repeticiones: son un recurso estilístico de la época orientado a dar profundidad, misterio y belleza rítmica al poema.

Trata sobre el descenso de Inanna, una diosa que inspiró el arquetipo astrológico de Venus, al inframundo. El significado de las metáforas de este poema es alucinante.

Personajes principales del poema

Inanna

Si leísteis mi artículo sobre el arquetipo universal de la Diosa Madre, entenderéis este personaje en seguida.

Inanna fue la diosa suprema de Sumeria, y una de las diosas más poderosas y asombrosas que ha imaginado nunca la humanidad. También se la conoce como Ishtar. Es la diosa de la energía femenina, de la vida, de la naturaleza, del sexo, y también de la guerra.

Como diosa suprema, gobernaba sobre todas las cosas. Se la conocía como "Reina del Cielo y de la Tierra", como "La primogénita de la Luna" y como la estrella de la mañana y de la tarde. 

Eso es: la estrella de la mañana y la estrella de la tarde es el planeta Venus. De hecho, Inanna también era representada con una estrella de 8 puntas: el número de años que Venus tarda en completar su ciclo, dibujando una rosa. Venus era tan importante para los sumerios como el Sol y la Luna, como véis en esta escultura.


Enki

Es el dios de la sabiduría, padre de Inanna, y le dio todos sus dones, que en el poema conservan su nombre sumerio: me. Eso es: le dio cultura e instrucción, y le dio poder. Enki se ha relacionado con el planeta Saturno, porque es el que mantiene las leyes de la realidad y de la sociedad. 

Ereshkigal

Es hermana de Inanna, y gobierna el inframundo. Sí: el arquetipo de Plutón también tiene nombre de mujer entre las sabias de la Antigüedad.

Ninshubur

Amiga de Inanna y diosa de la tierra. La amistad entre las dos diosas es muy bella. Inanna se refiere a su amiga de esta forma:

"Ninshubur, mi constante soporte, 
mi sukkal que me da sabio consejo,
Guerrera que lucha a mi lado"


Ya veréis que Ninshubur e Inanna tienen una relación solidaria muy inspiradora. Al fin y al cabo, lo que tratan de hacer juntas todo el tiempo es poner la vida de todos los seres vivos por encima de todo lo demás. Sí: compañeras feministas de hace 4000 años. 

Dumuzi, también conocido como Tamuz

Es hermano, marido y amante de Inanna. Es pastor. Antes de bajar al inframundo, Inanna lo deja a cargo de su trono como regente. Pero cuando Inanna regresa, él no se mueve del trono. Y eso tiene interesantes consecuencias.

Algunas claves para entender el poema

Se trata de un poema mitológico y religioso, y todo lo que sucede a los personajes tiene una dimensión metafórica muy fuerte. Os anticipo algunas claves: como diosa de la vida, Inanna va al inframundo a resolver el problema de la muerte. Es un viaje iniciático del que no puede regresar igual que entró. 

De hecho, al entrar se desviste, como una metáfora de desprenderse de su viejo yo. Este viaje transformador hace que se revele la verdadera naturaleza de su esposo, Dumuzi, y ella decide romper su relación con él. El viaje iniciático de Venus pasa por deshacer y rehacer la vida.

El poema empieza diciendo que ella "abrió su oído" al más abajo. La traductora explica que oído y mente son la misma palabra en el lenguaje sumerio, y que esta línea del poema se refiere al movimiento que podría hacer un burro cuando mueve sus grandes orejas para percibir algo. Lo que sugiere que todo este viaje tiene una dimensión introspectiva y psicológica de ser sensible y perceptiva con la profundidad la existencia. ¡Algo muy escorpiano!

El poema presenta las relaciones Venus-Plutón, o Venus-Escorpio, como una depuración de la vida con significados existenciales muy profundos, relacionados con la resurrección, o la renovación del ciclo de la vida. 

Es interesante el hecho de que para renovar la vida de Inanna, colaboran Ninshubur (la tierra) y Enki (la sabiduría y las leyes de la realidad). En lenguaje astrológico, el facilitador de la resurrección de la vida sería Saturno, el regente del tiempo. El tiempo se presenta como renovador de todas las cosas. Una visión hermosa de la vida como ciclos sucesivos sin fin.

En otro poema, Inanna se apiada de Dumuzi y le permite pasar 6 meses en el cielo y 6 en el inframundo, por lo que también es un mito sobre la renovación de la vida con el que se explican las estaciones de la naturaleza. Un antecedente del mito griego de Plutón y Perséfone, pero mucho más interesante.

¡Vamos con el poema! Espero que lo disfrutéis. 

 

 

El descenso de Inanna

DESDE EL GRAN ARRIBA
HASTA EL GRAN ABAJO

Desde el Gran Arriba ella abrió su oído al Gran Abajo.
Desde el Gran Arriba la diosa abrió su oído al Gran Abajo.
Desde el Gran Arriba Inanna abrió su oído al Gran Abajo.

Mi señora abandonó el cielo y la tierra para descender al inframundo.
Inanna abandonó el cielo y la tierra para descender al inframundo.
Ella abandonó su ministerio de sacerdotisa sagrada para descender al inframundo.

En Uruk abandonó su templo para descender al inframundo.
En Badtibira abandonó su templo para descender al inframundo.
En Zabalam abandonó su templo para descender al inframundo.
En Adab abandonó su templo para descender al inframundo.
En Nippur abandonó su templo para descender al inframundo.
En Kish abandonó su templo para descender al inframundo.
En Acadia abandonó su templo para descender al inframundo.

Ella reunió los siete me.
Los tomó en sus manos.
Dueña de los me, se preparó:

Colocó sobre su cabeza la shugurra, la corona de las llanuras.
Acomodó sobre su frente los oscuros rizos.
Ató las pequeñas cuentas de lapizlázuli al rededor de su cuello,
Dejó que la doble hilera de cuentas descansara sobre su pecho,
Y envolvió la túnica real alrededor de su cuello.
Untó sus ojos con el ungüento llamado “que venga, que venga”,
Se ató el pectoral llamado “Ven, hombre, ven” sobre su pecho,
Deslizó el aro de oro en su muñeca,
Y llevó en la mano la vara de medir y la línea de lapizlázuli.

Inanna partió hacia el inframundo.
Ninshubur, su fiel sirviente, fue con ella.
Inanna le habló y le dijo:

"Ninshubur, mi constante soporte, Mi sukkal que me da sabio consejo,
Guerrera que lucha a mi lado,
Desciendo al kur, al inframundo,
Si no regreso, eleva un lamento por mí en las ruinas.
Haz sonar en mi honor el tambor en los lugares de asamblea.

Rodea las moradas de los dioses.
Lacérate los ojos, la boca, los muslos.
Viste un traje sencillo, como mendigo.
Ve a Nippur, al templo de Enlil.

Cuando entres a su recinto sagrado, exclama:
‘O Padre Enlil, no permitas que tu hija
Sea inmolada en el inframundo.
No permitas que tu plata brillante
Se cubra con el polvo del inframundo.
No permitas a que tu precioso lapislázuli
El triturador lo quiebre en añicos.
No permitas que tu fragante madera de boj
Sea tajada por el carpintero.
No permitas que la sagrada sacerdotisa del cielo
Sea inmolada en el inframundo.’

Si Enlil no te ayuda,
Ve a Ur, al templo de Nanna.
Llora ante el padre Nanna.
Si Nanna no te ayuda,
Ve a Eridu, al templo de Enki.
Llora ante el Padre Enki.
El Padre Enki, Dios de la Sabiduría, conoce el alimento de la vida,
Conoce el agua de la vida,
Conoce los secretos.

Seguramente él no me dejará morir.”

Inanna continuó su camino al inframundo.
Entonces se detuvo y dijo:

"Vete ahora, Ninshubur----
No olvides las palabras que te he ordenado.”

Cuando Inanna llegó a las puertas exteriores del inframundo,
Llamó con fuerza.
Exclamó con voz fiera:

"¡Abre la puerta, portero!
¡Abre la puerta, Neti!
¡Entraré yo sola!”

Neti, el portero en jefe del kur, preguntó:

“Quién eres?"

Ella respondió:

“Soy Inanna, la Reina del Cielo,
 En mi camino al oriente.”

Neti dijo:

“Si en verdad eres Inanna, la Reina del Cielo,
En tu camino al oriente,
¿Por qué te ha guiado tu corazón al camino
Del cual ningún viajero retorna?”

Inanna respondió:

“Por.....mi hermana mayor, Ereshkigal,
Ha muerto su marido, Gugalanna, el Toro del Cielo.
He venido a presenciar los ritos fúnebres.
Que la cerveza de los ritos fúnebres sea vertida en la copa.
Que así se haga.”

Neti habló:

“Permanece aquí, Inanna, Hablaré a mi reina.
Le daré tu mensaje.”

Neti, el portero en jefe del Kur,
Entró en el palacio de Ereshkigal, la Reina del Inframundo,
Y dijo:

“Mi reina, una doncella
Tan alta como el cielo,
Tan ancha como la tierra,
Tan fuerte como los cimientos de la muralla de la ciudad,
Espera afuera de las puertas del palacio.
Ella ha reunido los siete me.
Los ha tomado en sus manos.
Con los me en sus manos, se ha preparado:
Sobre su cabeza trae la shugurra, la corona de la llanura.
En la frente sus oscuros rizos están cuidadosamente arreglados.
Alrededor de su cuello trae las pequeñas cuentas de lapislázuli.
Sobre su pecho descansa la doble hilera de cuentas.
Su cuerpo está cubierto con la túnica real.
Sus ojos están untados con el ungüento llamado ‘Que venga, que venga’.
Alrededor de su pecho se puso el pectoral llamado ‘Ven, hombre, ven’.
En su muñeca trae el aro de oro.
En su mano ella porta la vara de medir y la línea de lapislázuli.”

Cuando Ereshkigal oyó esto,
Golpeó su muslo y se mordió el labio.
Tomó el asunto a pecho y lo consideró.
Entonces habló:

“Ven, Neti, mi portero mayor del kur,
Obedece mis palabras:
Atranca las siete puertas del inframundo.
Luego, una por una, abre una grieta en cada portón.
Deja entrar a Inanna.
Cuando entre, despójala de sus vestimentas reales.
Que la sacerdotisa sagrada del cielo entre inclinada.

Neti obedeció las palabras de su reina.
Atrancó las siete puertas del inframundo.
Luego abrió la puerta exterior.
Le dijo a la doncella:

“Ven, Inanna, entra.”

Cuando entró al primer portón,
Le fue quitada la shugurra, la corona de la llanura.
Inanna preguntó:

“¿Qué es esto?”

Se le dijo:

“Silencio, Inanna, las costumbres del inframundo son perfectas.
 No se pueden objetar.”

Cuando entró el segundo portón.
Le fueron quitadas las pequeñas cuentas de lapislázuli de su cuello.
Inanna preguntó:

“¿Qué es esto?”

Se le dijo:

“Silencio, Inanna, las costumbres del inframundo son perfectas,
 No se pueden objetar.”

Cuando entró el tercer portón,
La doble hilera de cuentas de su pecho le fue quitada.
Inanna preguntó:

“¿Qué es esto?”

Se le dijo:

“Silencio, Inanna, las costumbres del inframundo son perfectas,
 No se pueden objetar.”

Cuando entró el cuarto portón,
El pectoral llamado “¡Ven, hombre, ven!” fue quitado de su pecho.
Inanna preguntó:

“¿Qué es esto?”

Se le dijo:

“Silencio, Inanna, las costumbres del inframundo son perfectas,
No se pueden objetar.”

Cuando entró el quinto portón,
Le fue quitado el aro de oro de su muñeca.
Inanna preguntó:

“¿Qué es esto?”

Se le dijo:

“Silencio, Inanna, las costumbres del inframundo son perfectas.
No se pueden objetar.”

Cuando entró el sexto portón,
Le fue quitada la vara de medir y la línea de lapislázuli de su mano.
Inanna preguntó:

“¿Qué es esto?”

Se le dijo:

“Silencio, Inanna, las costumbres del inframundo son perfectas.
No se pueden objetar.”

Cuando entró el séptimo portón,
La túnica real le fue quitada del cuerpo.
Inanna preguntó:

“¿Qué es esto?”

Se le dijo:

“Silencio, Inanna, las costumbres del inframundo son perfectas.
No se pueden objetar.”

Desnuda e inclinada, Inanna entró al salón del trono.
Ereshkigal se levantó de su trono.
Inanna comenzó a acercarse al trono.
La rodearon los Anunna, jueces del inframundo.
Pronunciaron sentencia en su contra.

Entonces Ereshkigal amarró el ojo de la muerte sobre Inanna
Habló contra ella su palabra de ira.
Exclamó contra ella su grito de culpa.

La golpeó.

Inanna se convirtió en cadáver,
Una pieza de carne podrida,
Y fue colgada de un gancho sobre la pared.

Cuando, después de tres días y tres noches, Inanna no regresó,
Ninshubur elevó un lamento en su honor en las ruinas.
Tocó el tambor en su honor en los lugares de asamblea.
Rodeó las casas de los dioses.
Laceró sus ojos, laceró su boca, laceró sus muslos.
Se vistió con una túnica simple como mendigo.
Sola, se fue a Nippur y al templo de Enlil.

Al entrar al recinto sagrado,
Exclamó:

“O Padre Enlil, no permitas que tu hija
Sea inmolada en el inframundo.
No permitas que tu plata brillante
Se cubra de polvo del inframundo.
No permitas que el triturador quiebre en añicos
Tu precioso lapislázuli
No permitas que tu fragante madera de boj
Sea tajada por el carpintero.
No permitas que la sagrada sacerdotisa del cielo
Sea inmolada en el inframundo.”

El Padre Enlil respondió con enojo:

“Mi hija anhelaba el Gran Arriba.
Inanna anhelaba el Gran Abajo.
Aquélla quien recibe los me del inframundo no regresa.
Aquélla quien va a la Ciudad Sombría allá se queda.”

El Padre Enlil no quiso ayudar.

Ninshubur fue a Ur y al templo de Nanna.
Cuando entró al recinto sagrado,
Exclamó:

“O Padre Nanna, no permitas que tu hija
Sea ejecutada en el inframundo.
No permitas que tu plata brillante
Se cubra del polvo del inframundo.
No permitas que el triturador quiebre en añicos
Tu precioso lapislázuli.
No permitas que tu fragante madera de boj
Sea tajada por el carpintero
No permitas que la sagrada sacerdotisa del cielo
Sea ejecutada en el inframundo.”

El Padre Nanna respondió con enojo:

“Mi hija anhelaba el Gran Arriba.
Inanna anhelaba el Gran Abajo.
Aquélla quien recibe los me del inframundo no regresa.
Aquélla quien va a la Ciudad Sombría allá se queda.”

El Padre Nanna no quiso ayudar.

Ninshubur fue a Eridu y al templo de Enki.
Al entrar en el recinto sagrado,
Exclamó:

“O Padre Enki, no permitas que tu hija
Sea ajusticiada en el inframundo.
No permitas que tu plata brillante
Se cubra de polvo del inframundo.
No permitas que el triturador quiebre en añicos
Tu precioso lapislázuli
No permitas que tu fragante madera de boj
Sea tajada por el carpintero-
No permitas que la sagrada sacerdotisa del cielo
Sea ajusticiada en el inframundo.”

El Padre Enki dijo:

“¿Qué pasó?
¿Qué es lo que ha hecho mi hija?
¡Inanna! ¡Reina de Todas las Tierras! ¡Sagrada Sacerdotisa del Cielo!
¿Qué ha pasado?
Estoy atribulado. Estoy afligido.”

De debajo de una de sus uñas el Padre Enki sacó un poco de tierra.
Con la tierra dio forma a un Kurgarra, una criatura que no era ni macho ni hembra.
De debajo de una uña de su otra mano sacó un poco de tierra.
Con la tierra dio forma a un galatur, una criatura que no era ni macho ni hembra.

Le dio el alimento de la vida al kurgarra.
Le dio el agua de la vida al galatur.
Enki habló al kurgarra y al galatur, y dijo:

“Vayan al inframundo,
Entren por la puerta como moscas.
Ereshkigal, la Reina del Inframundo, se está lamentando.
Con los gritos de una mujer que está dando a luz.
No hay sábana que la cubra.
Sus senos están descubiertos.
Su cabello se arremolina alrededor de su cabeza como poros.
Cuando grite, ‘¡O, o, mis adentros!’
Griten también, ‘¡O, o, tus adentros!’
Cuando grite, ‘¡O, o, mis afueras!’
Griten también, ‘¡O, o, tus afueras!’
La reina estará complacida.
Les ofrecerá un regalo.
Pídanle sólo el cadáver que cuelga del gancho en la pared.
Uno de ustedes rociará el alimento de la vida sobre de él.
El otro rociará el agua de la vida sobre de él.
Inanna se levantará.”

El kurgarra y el galatur obedecieron las palabras de Enki.
Salieron rumbo al inframundo.
Como moscas, se escurrieron por las grietas de las puertas.
Entraron el cuarto del trono de la Reina del Inframundo.
No había sábana que la cubriera.
Sus senos estaban descubiertos.
Su cabello se arremolinaba alrededor de su cabeza como poros.

Ereshkigal se lamentaba:

“¡O, O, mis adentros!”

Ellos se lamentaron:

“¡O, O, tus adentros!”

Ella se lamentaba:

“¡O, Ohhhhh, mis afueras!”

Ellos se lamentaron:

“¡O, Ohhhh, tus afueras!”

Ella gimió:

“¡Oh, Oh, mi vientre!”

Ellos gimieron:

“¡Oh, Oh, tu vientre!”

Ella gimió:

“¡Oh! ¡Ohhhh! ¡Mi espalda!”

Ellos gimieron:

“¡Oh! ¡Ohhhh! ¡Tu espalda!”

Ella suspiró:

“¡Ah! ¡Ah! ¡Mi corazón!”

Ellos suspiraron:

“¡Ah! ¡Ah! ¡Tu corazón!”

Ella suspiró:

“¡Ah! Ahhh! ¡Mi hígado!”

Ellos suspiraron:

“¡Ah! Ahhh! ¡Tu hígado!

Ereshkigal se detuvo.
 Los miró.
Les preguntó:

“¿Quiénes son ustedes,
que se lamentan, gimen y suspiran conmigo?
Si ustedes son dioses, los he de bendecir.
Si son mortales, les haré un regalo.
Les daré el regalo de agua, el río en su plenitud.”

El kurgarra y el galatur dijeron:

“No lo deseamos”.

Ereshkigal dijo:

“¡Hablen entonces! ¿Qué desean?

Ellos contestaron:

“Sólo deseamos el cadáver que cuelga del gancho en la pared.”

Ereshkigal dijo:

“El cadáver pertenece a Inanna.”

Ellos dijeron:

“Si pertenece a nuestra reina,
 Si pertenece a nuestro rey,
Eso es lo que deseamos.”

El cadáver les fue dado.

El kurgarra roció el alimento de la vida sobre el cadáver.
El galatur roció el agua de la vida sobre el cadáver.
Inanna se puso en pie....

Inanna estaba por ascender del inframundo cuando los Anunna, los jueces del inframundo, la aprehendieron.
Dijeron:

“Nadie asciende del inframundo inadvertido.
 Si Inanna desea retornar del inframundo,
Debe suplir con alguien su lugar.”

Mientras Inanna ascendía del inframundo,
Los galla, los demonios del inframundo se pegaron a su costado.
Los galla son demonios que no conocen comida, que no conocen bebida,
Que no comen ofrendas, que no beben libaciones,
Que no aceptan regalos.
No disfrutan de amoríos.
No tienen niños dulces a quienes besar.
Arrancan a la mujer de los brazos del esposo,
Arrancan al niño de las rodillas de su padre,
Roban a la novia de su hogar de casada.

Los demonios se pegaron a Inanna.
Los pequeños galla que acompañaban a Inanna
Eran como juncos del tamaño de bardas bajas.
Los grandes galla que acompañaban a Inanna
Eran como juncos del tamaño de bardas altas.

Aquel que marchaba delante de Inanna no era un ministro,
Aún así llevaba un cetro.
Aquel que marchaba tras ella no era un guerrero,
Aún así cargaba un mazo.
Ninshubur, vestida con costales sucios,
Esperaba afuera de las puertas del palacio.
Cuando vio a Inanna
Rodeada por los galla,
Se tiró en el polvo, a los pies de Inanna.

Los galla dijeron:

“Sigue, Inanna,
Tomaremos a Ninshubur en tu lugar.”

Inanna gritó:

“¡No! Ninshubur es mi soporte constante.
Ella es mi sukkal quien me da sabio consejo.
Es mi guerrero que lucha a mi lado.
No olvidó mis palabras.

Ella elevó un lamento en mi honor en las ruinas.
Tocó el tambor en mi honor en los lugares de asamblea.
Circundó las moradas de los dioses.
Laceró sus ojos, su boca, sus muslos.
Se vistió con una túnica sencilla, como mendigo.
Sola, salió hacia Nippur y al templo de Enlil.
Fue a Ur y al templo de Enki.
Fue a Eridu y al templo de Enki.
Gracias a ella salvé mi vida.
Nunca les daré a Ninshubur."

Los galla dijeron:

“Sigue andando, Inanna,
Te acompañaremos a Umma.”

En Umma, en el recinto sagrado,
Shara, el hijo de Inanna, estaba vestido con un costal sucio.
Cuando vio a Inanna
Rodeada por los galla,
Se tiró al suelo a sus pies.

Los galla dijeron:

“Vete a tu ciudad, Inanna,
Tomaremos a Shara en tu lugar.”

Inanna lloró:

“¡No! ¡No a Shara!
El es mi hijo y canta himnos en mi honor.
El es mi hijo que corta mis uñas y alisa mi cabello.
Nunca les daré a Shara.”

Los galla dijeron:

“Sigue andando, Inanna,
Te acompañaremos a Badtibira”.

En Badtibira, en el recinto sagrado,
Lulal, el hijo de Inanna, estaba vestido con un costal sucio.
Cuando vio a Inanna rodeada por los Galla,
Se tiró al suelo a sus pies.

Los galla dijeron:

“Sigue andando a tu ciudad, Inanna,
Tomaremos a Lulal en tu lugar.”

Inanna gritó:

“¡No a Lulal! Él es mi hijo.
Él es un caudillo entre los hombres.
Él es mi brazo derecho. Él es mi brazo izquierdo.
Nunca les daré a Lulal.”

Los galla dijeron:

“Sigue andando a tu ciudad, Inanna,
Iremos contigo al gran manzano en Uruk.”

En Uruk, junto al gran manzano,
Dumuzi, el esposo de Inanna, estaba vestido con sus brillantes vestimentas – me.
Estaba sentado en su magnífico trono; (él no se movió).

Los galla lo agarraron por los muslos.
Vaciaron sus siete mantequeras.
Rompieron la chirimía que el pastor estaba tocando.

Inanna clavó en Dumuzi el ojo de la muerte.
Habló contra él la palabra de ira.
Exclamó contra él el grito de culpa:

“¡Llévenselo! ¡Llévense a Dumuzi!”

Los galla, que no saben de comida, que no saben de bebida,
Que no comen ofrendas, que no beben libaciones,
Que no aceptan regalos, se apoderaron de Dumuzi.
Lo hicieron pararse, lo hicieron sentarse.
Golpearon al esposo de Inanna.
Lo acuchillaron con hachas.

Dumuzi dejó salir un lamento.
Elevó sus manos al cielo hacia Utu, el Dios de la Justicia,
Y le suplicó:

“O Utu, tú eres mi hermano,
Yo soy el esposo de tu hermana.
Yo traje crema a la morada de tu madre,
Yo traje leche a la morada de Ningal.
Yo soy quien cargó alimentos al recinto sagrado.
Yo soy el que trajo regalos nupciales a Uruk.
Yo soy el que danzó sobre las rodillas sagradas, las rodillas de Inanna.

Utu, Tú eres un dios justo, un dios misericordioso,
Convierte mis manos en manos de serpiente,
Convierte mis pies en pies de serpiente.
Permíteme escapar de mis demonios;
No los dejes retenerme.”

El compasivo Utu aceptó las lágrimas de Dumuzi.
Convirtió las manos de Dumuzi en manos de serpiente.
Convirtió los pies de Dumuzi en pies de serpiente.
Dumuzi escapó de sus demonios.
No pudieron retenerlo....


Comentarios

Entradas populares de este blog

Especial: 9 claves sobre la triple conjunción de 2020

Hola chichis!!! El momento que estamos viviendo es muy singular, y no es preciso ser astróloga para percibirlo. Las noticias de actualidad ya están bastante caldeadas. Os advierto de que este artículo es largo... pero es muy exhaustivo 😁. Aquí encontraréis todo sobre el hito astrológico de los años 20 (...del siglo XXI). Cualquier comentario es muy bienvenido: quizás entre todas podamos entender mejor lo que está pasando. 1. ¿Qué es la triple conjunción? Los últimos años, Plutón y Saturno han transitado por el signo de Capricornio, y el 3 de diciembre de 2019 Júpiter entra en el signo también. El 12 de enero de 2020 la conjunción entre Saturno y Plutón en Capricornio será exacta, y unos meses después, en marzo de 2020, Júpiter se les unirá para formar lo que ya conocemos como triple conjunción, que durará todo el 2020. Las conjunciones Saturno-Plutón son habituales, dándose cada 33 años aproximadamente. Pero por las características de esta conjunción, junto al Nodo S

Diciembre de 2020: broche de oro a un año difícil

Hola chichis!!! Empezamos diciembre con todos los planetas directos, exceptuando a Urano. ¡Entramos en el mes en el que la triple conjunción se deshace definitivamente! Es un mes marcado por un cambio de energía muy fuerte. El mes se inicia en plena temporada de eclipses , y se desarrolla con muchos cambios importantísimos, singulares, con eventos astrológicos que se viven solo una vez en la vida. Primera mitad del mes: soltamos carga El día 2 empezamos con un toque de optimismo muy notable, porque Mercurio, que había estado transitando por Escorpio, entra en Sagitario. Nuestra mente se expande y se tiñe de sed de aventuras: nuestra curiosidad mira a nuevos horizontes. Además, al final de la primera semana de diciembre Venus en Escorpio entra en trígono con Neptuno en Piscis, que como entró directo poco tiempo antes va a dar un tono muy sensible, emotivo e inspirado al mapa astral general.  Lo que nos gusta beberá de las apasionadas raíces emocionales escorpianas, y

Lilith en los signos y las casas

Hola chichis!!! Tras haberos hablado sobre Lilith de forma general , os dejo el significado de Lilith por los signos y casas, y cuál es el superpoder feminista con el que inspiráis a las demás dependiendo de dónde esté en vuestra carta natal: Lilith en Aries o en casa 1 : luchas por lo que quieres con una independencia y un valor admirable. Tus deseos no son complejos ni extraordinarios, pero tu forma de realizarlos es innovadora e imparable. Al hacer eso abres caminos para todas, porque lo personal es político. Tu superpoder es tu valor y tu resiliencia. Lilith en Tauro o en casa 2 : el erotismo es tu paraíso particular. Tienes una gran capacidad para disfrutar, y una gran capacidad creativa. Confías en tu talento y deseas materializarlo, con frecuencia en forma de seguridad material. Eres muy ambiciosa, pero con razón, porque nada te queda grande. Tu superpoder es tu talento. Lilith en Géminis o en casa 3 : deseas diversidad, y huyes de los espacios angustiosamen