Ir al contenido principal

Júpiter: comprendiendo el arquetipo


Hola chichis!!! ¿Sabías que Júpiter se formó antes que el Sol, y que es el objeto celeste más antiguo y más grande del sistema solar?

¿De dónde viene el arquetipo astrológico de Júpiter, y qué significa? Las antiguas astrólogas definieron su significado a partir de lo que pudieron observar del planeta y de sus ciclos a simple vista.

Júpiter es muy fácil de ver a simple vista, porque a pesar de estar lejos de nosotras, su enorme tamaño (es 1317 veces más voluminoso que la Tierra) hace que lo veamos con un brillo intenso y majestuoso. Además, hoy sabemos que el planeta tiene nada menos que 79 lunas, la mayoría de ellas, nombradas como las múltiples consortes del dios mitológico... 🙆

Júpiter tarda unos 12 años en completar su órbita alrededor del Sol, así que su movimiento es relativamente lento, aunque no tanto como el de Saturno. De ahí que su lentitud no se asociada a la vejez, sino a la pompa de quien avanza dándose importancia. ¡Esto es muy Jupiteriano! La exageración, el autobombo, la fama. 

Por su brillo y su velocidad, las antiguas astrólogas lo consideraron un planeta benéfico y jovial, asociado a la recompensa y a la buena fortuna. Por eso se asoció a Júpiter / Zeus, el dios que lideraba el panteón grecolatino, conocido por sus gustos hedonistas y su tendencia a la autocomplacencia, otros significados del planeta Júpiter en astrología.

Júpiter es el planeta más grande del sistema solar, y hoy sabemos que está formado sobre todo de materia gaseosa. Lo que rige Júpiter es inestable: cambia. Su duración es relativa. No solidifica esfuerzo, como Saturno: Júpiter diversifica los esfuerzos, abre puertas para que nos expandamos, como el vapor. 

Su impulso es crecer, aunque su crecimiento suele ser algo inconsistente, poco profundo, pasando de una cosa a otra sin comprometerse con ninguna. Porque lo que busca es la oportunidad de oro con la que conquistar el estatus. ¡La fama es cosa de Júpiter! Júpiter necesita mostrarse y lograr reconocimiento. Es un planeta con ínfulas de grandeza: lo hace y quiere todo a lo grande.

Es un planeta que tiende a la exploración de posibilidades, a la confianza optimista. Y a la fe. Por esa curiosidad de exploración, y por esa confianza, Júpiter rige asuntos de lo más variopintos: desde el gusto por los banquetes y las celebraciones hasta la religión; desde el sentido de la vida hasta la barriga cervecera. Es sibarita y tiende a los excesos. A nivel físico, Júpiter rige las grasas, además de los ojos (y la vista) y el hígado.

Rige la Ley; pero no como norma moral, como hacía Saturno, sino como norma filosófica. Júpiter rige el pensamiento abstracto y filosófico, los estudios universitarios, las publicaciones, los libros, y la cultura compartida a nivel social.

Rige también el intercambio entre culturas en todas sus formas: la tolerancia cosmopolita, y la dominación cultural o el imperialismo.

Es, realmente, un planeta al que no se puede poner límites, porque se expresa libremente, siguiendo su apetito. De ahí que, a pesar de tener tan buena fama como el planeta de los golpes de fortuna, y la creencia de que "todo se arreglará" sin necesidad de esfuerzo, Júpiter también tiene su rostro negativo.

Júpiter recorre un signo cada año, aproximadamente. Unas épocas avanza más rápido que otras, entrando retrógrado cada 13 meses para pasar retro unos cuatro meses, antes de volver a coger carrerilla.

Además, cada 6 años hace una oposición a nuestro Júpiter natal, y cada 12 le hace conjunción, un fenómeno que se conoce como la Revolución de Júpiter, que sucede a los 23-24 años, a los 35-36, 47-48... etc. La Revolución de Júpiter es una época fascinante de nuestras vidas, en la que sentimos que el mundo se abre ante nosotras cargado de promesas. Os hablaré de ella en profundidad en otra ocasión.

Rige los signos de Sagitario y Piscis, en los que está domiciliado, y la tradición dice que da lo mejor de sí en Cáncer, donde está exaltado. No es afín a Capricornio, en el que se encuentra en caída, ni a los signos Géminis y Virgo, en los que se encuentra en exilio.

Además, Júpiter rige de forma natural las casas 9 y 12, se encuentra muy a gusto en la casa 4, y algo a disgusto en las casas 10, 3 y 6. Pero recuerda: todo depende de la configuración de toda la carta astral, y a veces las ubicaciones menos armoniosas de un planeta son las más interesantes.

Esta es una idea muy introductoria de Júpiter. Os seguiré contando cosas de él poco a poco. Si queréis conocer el significado de otros planetas, podéis hacerlo aquí.

Un abrazo chichis!!!



Comentarios

  1. Entonces tener a Júpiter en Cáncer en la casa 12 es una buena posición, aunque mi vida siempre haya sido una mierda jajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente posición, al menos considerando a Júpiter aislado. Ahí lo importante es ver cómo actúa con el conjunto de la carta. Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Lilith en los signos y las casas

Hola chichis!!! Tras haberos hablado sobre Lilith de forma general , os dejo el significado de Lilith por los signos y casas, y cuál es el superpoder feminista con el que inspiráis a las demás dependiendo de dónde esté en vuestra carta natal: Lilith en Aries o en casa 1 : luchas por lo que quieres con una independencia y un valor admirable. Tus deseos no son complejos ni extraordinarios, pero tu forma de realizarlos es innovadora e imparable. Al hacer eso abres caminos para todas, porque lo personal es político. Tu superpoder es tu valor y tu resiliencia. Lilith en Tauro o en casa 2 : el erotismo es tu paraíso particular. Tienes una gran capacidad para disfrutar, y una gran capacidad creativa. Confías en tu talento y deseas materializarlo, con frecuencia en forma de seguridad material. Eres muy ambiciosa, pero con razón, porque nada te queda grande. Tu superpoder es tu talento. Lilith en Géminis o en casa 3 : deseas diversidad, y huyes de los espacios angustiosamen

Juno: la fidelidad que te debes a ti misma

  Hola chichis!!! Existen millones de asteroides , pero no todos ellos forman parte del lenguaje astrológico. De todos ellos, Juno es uno de los asteroides más conocidos y utilizados en astrología, tal vez porque fue el tercer asteroide que se descubrió, en 1804, y desde entonces hemos tenido mucho tiempo de integrarlo y descubrir cómo nos afecta. Juno como cuerpo celeste  Juno, como la mayoría de los asteroides utilizados en astrología, forma parte del cinturón de asteroides, navegando el espacio entre Marte y Júpiter. Eso ya nos da una idea de su efecto, ya que se posiciona entre los planetas personales y los sociales, mediando de alguna forma entre el yo más personal y el conjunto de la sociedad. Su órbita está inclinada 12º respecto a la eclíptica , y es algo excéntrica, es decir, no está totalmente centrada respecto al Sol, por lo que tarda un tiempo irregular en atravesar cada signo. Tarda algo más de 4 años en atravesar toda la rueda astral. ¿Quién era Juno? Juno (o Hera) era

Marte en Géminis: entrar en juego

  Hola chichis!!! La madrugada del 3 al 4 de marzo Marte entra en Géminis, y con ello cambia de forma importante cómo nos hemos venido relacionando con la actividad física, la voluntad, la decisión o la acción. 📢Escucha este post aquí Marte estará en Géminis hasta el 23 de abril, así que abre una nueva temporada que, además, vamos a agradecer. La zona de nuestra carta en la que caiga Géminis puede presentar algún conflicto durante este tiempo, pero también es un área de nuestra vida a la que vamos a poner una energía extra para avanzar en nuestros deseos y objetivos. Baja la presión El tránsito de Marte por Tauro ha sido difícil, intrincado. Porque estuvo activando, sobre todo en enero y principios de febrero, a Urano en Tauro y al stellium que tuvimos en Acuario. Durante este año, como ya os comenté en alguna ocasión, cada vez que Marte abandone un signo fijo y entre en un signo mutable, la tensión relaja.  Porque si bien los planetas más lentos son los que marcan la pauta, Marte a