Ir al contenido principal

¿El tiempo, lineal? Los aspectos planetarios como un ciclo


Hola chichis!!! En astrología manejamos los aspectos planetarios todos los días, atribuyendo a la relación de las posiciones entre planetas natales o por tránsito ciertas connotaciones y significados. Pero, más allá de comprender los aspectos como armónicos o disarmónicos, podemos profundizar en lo que significan contemplando los aspectos como parte de un ciclo que desarrollan los cuerpos celestes en movimiento. ¡En astrología nada es estático! En el reloj astrológico todo es parte un proceso con diferentes estadios.

La Luna es el "planeta" astrológico que más rápido se mueve, dando la vuelta a todo el horóscopo en 28 días. Quizás por eso estamos más familiarizadas con sus fases. La Luna Nueva es una conjunción de la Luna y el Sol, la Luna en cuarto creciente es la primera cuadratura de la Luna al Sol después de haber estado en fase Nueva, la Luna Llena es la oposición de la Luna al Sol, y el cuarto menguante, la cuadratura que hace la Luna al Sol cuando va de regreso a otra Luna Nueva. Durante este proceso, el Sol habrá avanzado 28 grados, y usualmente habrá llegado al signo siguiente. A continuación, os propongo que mantengamos el ciclo lunar en mente para comprender los aspectos como parte un ciclo.

Cuando un planeta hace conjunción a otro, están en el mismo grado de un signo. Esta posición, al igual que sucede con la Luna Nueva, equivale a "sembrar" algo. El ciclo o la relación que habían sostenido antes esos dos planetas acaba, "limpiando" la energía que traían del ciclo anterior, y dando comienzo a un nuevo ciclo marcado por la energía del signo en el que están. Se entiende que la conjunción es un aspecto disarmónico porque los dos planetas que la establecen no pueden expresar sus energías con la claridad acostumbrada, empapándose de la energía del otro, y acumulando energía latente en ese punto muerto que hay entre la despedida de lo viejo y el recibimiento de lo nuevo. Si pensamos en la energía latente de una semilla, que está llena de futuro, comprenderemos mejor la energía de la conjunción.

El planeta más rápido de los que hicieron la conjunción avanzará hasta formar el siguiente aspecto, el sextil. El sextil se produce cuando dos planetas se encuentran separados a 60º, en signos más o menos afines, como por ejemplo fuego y aire, o agua y tierra. El sextil es la fase del ciclo en que las condiciones empiezan a despertar a la semilla de la conjunción con una atmósfera afín: es cuando la semilla se riega y recibe calor, empezando a despertar. Se considera que el sextil es un aspecto armónico porque ofrece la relación propicia para que la energía de esos dos planetas empiece a manifestar su carácter, "colaborando" el uno con el otro para potenciarse mutuamente.

Luego vendría el quintil, cuando los planetas se encuentran a 72º. Si ubicáramos todos los planetas del zodíaco en quíntiles, tendríamos una estrella de cinco puntas. Este aspecto indica potencial. Es cuando la semilla, que ha empezado a despertar, tiene el potencial de llegar a ser árbol, pero aún no se ha manifestado como tal. Indica la primera promesa de desarrollo entre la energía de dos planetas, porque ya se ha superado la siembra de la semilla y esta ya ha recibido los cuidados necesarios para emerger. Equivaldría a ese momento de espera en el que las agricultoras aguardan a que su trabajo siga adelante. Usualmente los quíntiles no son considerados tan importantes como el resto de aspectos de los que os hablo aquí, porque suelen funcionar de una forma más inconsciente. Pero ahí está, actuando. Cuando una carta tiene muchos quíntiles, tiene mucho potencial, pero su desarrollo es incierto. Es un reto.

El planeta más rápido continúa su tránsito hasta entrar en cuadratura con el planeta más lento. Esto sucede cuando ambos planetas se encuentran separados a 90º, en signos que no son afines. Por ejemplo, fuego y agua, tierra y fuego, aire y tierra, o agua y aire. Los planetas se expresan, cada uno, en una energía disonante que no está predispuesta a entenderse. La cuadratura es el momento en que la semilla explota y deja de ser semilla; en el que su corteza se desgaja y empiezan a emerger las raíces, los tallos, las hojas. La cuadratura se ha asociado a la energía de Marte, porque es un tipo de relación entre planetas marcado por la determinación, por el avance hacia algo, hiriendo y derribando lo que contenía su energía con la finalidad de llegar a ser otra cosa. Es la violencia del despertar para llegar a ser. Se considera un aspecto disarmónico, porque los dos planetas en cuadratura se expresan en direcciones enfrentadas, tensionando la relación sin diplomacia para romper lo que había contenido su energía y abrir salidas al crecimiento posterior. ¡Una carta llena de cuadraturas es una carta llena de lucha y movimiento! El conflicto es lo que da interés a lo que hacemos para ir más allá de lo que éramos, y con él llegan las recompensas.

Luego los dos planetas siguen su curso hasta entrar en trígono, que se produce cuando dos planetas se encuentran a 120º, en dos signos del mismo elemento: por ejemplo, Virgo y Capricornio (tierra), Leo y Sagitario (fuego), Cáncer y Escorpio (agua) o Libra y Géminis (aire). Tras el bache de la primera cuadratura, el ciclo de estos dos planetas empieza a mostrar sus primeros resultados, y ya ha crecido lo suficiente como para expresar la naturaleza de su relación particular. Amigados tras la resolución de su primer conflicto, los dos planetas se expresan en completa compenetración, manifestando su energía particular y, a la vez, recibiendo la del otro en completa armonía. Este aspecto armónico equivaldría, siguiendo la metáfora de la semilla, a un joven árbol lleno de vitalidad y serenidad, que ha logrado crecer tras un viaje lleno de desafíos y ahora se mece complacido. Una carta llena de trígonos es propensa a facilidades, a fluidez. Pero también tiene el lado de una gran autocomplacencia y cierta pasividad. En cualquier caso, ¡las facilidades son siempre bien recibidas!

Luego entrarían en quincucio,  a 150º, que funciona de forma semejante al quintil en el sentido de que indica potencialidad y reto, pero también actúa de forma más interna o inconsciente.

La siguiente relación importante que establecen los dos planetas es la oposición, que se da cuando ambos se confrontan desde signos opuestos, a 180º. La oposición es el momento en que el crecimiento de lo que se sembró en la conjunción llega a su culminación máxima, en forma de frutos. Por eso, las oposiciones son momentos de máxima tensión: un árbol tiene que dar su máxima energía para dar frutos. Se considera un aspecto disarmónico, porque cada uno de los planetas se expresa de forma muy potente, con una energía diferente pero complementaria, definiendo sus acciones en contraposición al otro. Es una energía de confrontación y madurez máxima. Es cuando las energías de ambos planetas se expresan en su máxima pureza, resaltando sus diferencias, pero sosteniendo su relación en forma de trayecto cumplido, un trayecto cuyos encuentros y desencuentros se hace ahora evidente en forma de resultados. Aquí es cuando vemos de forma totalmente consciente el resultado de todo el ciclo entre ambos planetas. Se hace evidente, y descubrimos, qué es lo que venían a remover al entrar en relación.

Después de esto, ambos planetas empiezan a recorrer el zodíaco de forma inversa, entrando en trígno, cuadratura, quintil y sextil para acercarse, debilitando su potencia y "cerrando" sus cabos sueltos hasta entrar en conjunción de nuevo y renovarse, y dándonos la oportunidad de experimentar sus energías armónicas y disarmónicas de nuevo con mayor consciencia, para dar término a lo que traían.

Todos los planetas están en continuo movimiento, así que cada instante estamos viviendo incontables ciclos simultáneos. Por ejemplo, el ciclo de Venus y Marte, el de Urano y Plutón, el de la Luna y Neptuno, etc. Cada planeta es "multitarea", y se relaciona cada uno de los demás de una forma particular, sosteniendo un ciclo con cada uno de ellos que se expresa en forma de aspectos diversos que se entrecruzan y relacionan entre sí.

Ver los tránsitos como ciclos ayuda mucho a comprender la astrología como un todo, y a entender las tensiones y armonías de nuestra carta natal o de los tránsitos de la actualidad de forma integrada. Pero también es fundamental para la predicción, porque nos permite saber exactamente en qué momento dará resultado lo que iniciamos, o en qué momento tendremos que utilizar todas nuestras energías en cierto ámbito de nuestra vida.

De esta forma, el reloj astrológico se revela como una maravillosa representación del tiempo, en la que los procesos nacen y mueren de forma circular sin perder la linealidad de lo irrepetible. Si imaginamos la trayectoria de los planetas del sistema solar lo comprenderemos al instante.


Espero que esto os ayude a comprender mejor el significado de las relaciones entre planetas y el sentido del tiempo en astrología, chichis. La astrología es un arte hermoso, complejo y lleno de procesos irrepetibles, como la vida misma. Un enorme abrazo!!!



¿Quieres hacer alguna consulta astrológica?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Especial: 9 claves sobre la triple conjunción de 2020

Hola chichis!!! El momento que estamos viviendo es muy singular, y no es preciso ser astróloga para percibirlo. Las noticias de actualidad ya están bastante caldeadas.

Os advierto de que este artículo es largo... pero es muy exhaustivo 😁. Aquí encontraréis todo sobre el hito astrológico de los años 20 (...del siglo XXI). Cualquier comentario es muy bienvenido: quizás entre todas podamos entender mejor lo que está pasando.


1. ¿Qué es la triple conjunción? Los últimos años, Plutón y Saturno han transitado por el signo de Capricornio, y el 3 de diciembre de 2019 Júpiter entra en el signo también.
El 12 de enero de 2020 la conjunción entre Saturno y Plutón en Capricornio será exacta, y unos meses después, en marzo de 2020, Júpiter se les unirá para formar lo que ya conocemos como triple conjunción, que durará todo el 2020. Las conjunciones Saturno-Plutón son habituales, dándose cada 33 años aproximadamente. Pero por las características de esta conjunción, junto al Nodo Sur y Júpiter,…

Abril de 2020: nos quedamos a las puertas

Hola chichis!!! Abril empieza en cuarto creciente, con una energía que continúa la tónica luchadora de marzo. La primera semana va a estar protagonizada por esa conjunción de Marte y Saturno en Acuario que empezó a finales de marzo, y por la conjunción exacta entre Júpiter y Plutón, que se sentirá todo el mes.

Soñando a futuro Mercurio en Piscis empieza su conjunción exacta a Neptuno el día 3, haciendo un séxtil a Júpiter y Plutón que durará toda la primera semana del mes. La tónica general es de planificar a futuro, de imaginar el futuro hacia el que queremos ir.

Juntas vamos más lejos Además, el día 4 Venus entra en el signo de Géminis, haciendo un trígono con Saturno y Marte en Acuario. Un buen momento para encontrar compañeras con las que hablar, debatir, acordar e imaginar futuro colectivo. Ojo, porque puede haber muchas noticias sobre medidas económicas esos días.

Desde el 6 de abril, Marte en Acuario forma una cuadratura exacta a Urano en Tauro, seguida de la Luna Lle…

La triple conjunción en nuestra carta natal: ¿cómo nos afecta?

Hola chichis!!! Ya os hablé largo y tendido sobre la triple conjunción que se formará durante todo el 2020 entre Júpiter, Saturno y Plutón en Capricornio, desde el punto de vista de la astrología mundial. Pero ¿qué efecto tendrá la triple conjunción en nuestra vida personal?

Como somos personas inmersas en un contexto social, económico y político,los cambios que pasen en nuestro contexto a raíz de la triple conjunción afectarán directamente a nuestras vidas.Por eso lo mejor es no esperar pasivamente a que los asuntos del sistema en el que vivimos se encaminen solos. Tenemos algo que decir en todo eso.

Pero sí: queremos saber más. En concreto, qué partes de nuestra vida personal se verán afectadas, y de qué manera.Vamos allá!!!

¿Cuándo nos afecta a nivel personal la triple conjunción? ¿En qué parte de tu carta cae el último decanato de Capricornio? Todo el tema de la triple conjunción sucederá en el último decanato de Capricornio (entre los grados 20 y 30), especialmente alrededor del …