Ir al contenido principal

El Sol es ella: el mito de Amaterasu


Hola chichis!!! En casi todas las culturas el sol es él, pero, ¿sabíais que en otras culturas el Sol es ella? El tema del género del sol no es poca cosa cuando nos dedicamos a la astrología, porque el Sol representa el centro vital de la persona.

Una vez, cuando estaba estudiando astrología, un astrólogo me dijo que en la carta astral de una mujer, el Sol suele representar al padre o al marido. Me dejó perpleja. Y entonces, ¿yo dónde estoy? ¿No tengo un centro vital propio? Por supuesto, aquella idea me pareció una tontería, y nunca le di crédito. Que el Sol de mi carta corresponda a mi padre o a "mi marido" (¿hola, marido...?) me dejaría huérfana de Sol, huérfana de autoestima, de ego, de ser y de autoridad.

Los prejuicios patriarcales atraviesan toda nuestra cultura, y la astrología no es una excepción. Por eso debemos revisar los arquetipos para poner las cosas de nuevo donde corresponden. Que la astrología tradicional asignara a los hombres los rasgos de Leo solo indica que en aquel momento histórico el poder no podía concebirse sin un él de por medio.

Los cuerpos celestes no tienen sexo, y no tienen género. Eso es algo que nosotras proyectamos en ellos según comprendamos los roles de género. Es cierto que el Sol representa personajes masculinos en la carta de cualquier persona, pero eso se debe a que, por desgracia, continuamos viviendo en una cultura patriarcal. Pocas de nosotras pondríamos la mano en el fuego para asegurar que nuestro padre fue una figura nutricia en términos cancerianos. Hemos crecido en un mundo que se estructura así, por desgracia.

Pero las cosas cambian, chichis. Y los roles de género también. Las mujeres tenemos que recuperar nuestro Sol. Porque las mujeres tenemos ser, poder, autoridad, placer; brillo.

No sé a vosotras, pero llegadas a este punto, a mí me parece liberador que la cultura sea tan múltiple y diversa. Porque, incluso cuando nuestras antepasadas vivían en una cultura que las desheredaba constantemente, había otras mujeres, lejos, que podían verse a sí mismas como hermanas del Sol. De un Sol en femenino.

Me gustaría hablaros del mito sintoísta de Amaterasu. Su nombre viene de la palabra Amateru, que significa "brillar en el cielo". Amaterasu es la milenaria diosa Sol, la diosa madre de la agricultura y la diosa suprema de Japón, a la que aún hoy se adora en el Santuario de Ise, el más importante del país.

Su mitología está recogida en los escritos más antiguos de Japón, por lo que ha habido un debate sobre el papel de las mujeres en la jerarquía social japonesa durante la Antigüedad. Algunas académicas creen que el papel de Amaterasu como primera deidad indica que inicialmente fueron mujeres quienes gobernaban en Japón. Otras creen que este mito sugiere la grandísima influencia que tenían las sacerdotisas mujeres en la política y la religión nipona. En cualquier caso, vamos con la historia de la diosa Sol.

Amaterasu era la hermana de Susanoo, el dios de las tormentas y del mar, y Tsukuyomi, el dios de la Luna y de la noche (✊). Eran nietos del universo mismo, Amenominakanushi. Juntos pintaron el paisaje, y con su virtuosismo artístico crearon Japón.

Cuando ya cumplieron cierta edad, su madre ordenó a Susanoo abandonar el cielo, y él se dispuso a obedecer contra sus propios deseos. Antes de irse visitó a su hermana con la intención de despedirse, pero acabó rivalizando con ella y fue vencido, de forma que cuando Susanoo abandonó los cielos, la enemistad entre los hermanos era definitiva.

Entonces Susanoo, rencoroso y humillado, destruyó todo lo que encontró a su paso, arrasando los campos de arroz de Amaterasu, matando a sus caballos, y asesinando a uno de sus ayudantes más queridos. Amaterasu, que estaba en duelo por su pérdida y se sentía furiosa, prohibió a Susanoo que regresara al cielo, y se encerró en una cueva, sellando su entrada con una roca para que nadie pudiera molestarla. Y la tierra se sumió en la oscuridad y en el caos, porque empezó a poblarse de malos espíritus.

Los demás dioses intentaron persuadirla de que saliera de la cueva, pero Amaterasu se negó. Entonces fue hasta allí Ame-no-Uzume, la diosa de la aurora, la danza y la alegría, que organizó una celebración con la que despertar la curiosidad de Amaterasu. Los dioses empezaron a festejar ruidosamente, y Ame-no-Uzume realizó un espectacular y lujurioso striptease. Amaterasu, intrigada por la danza de la diosa de la aurora, se asomó a la puerta de la cueva.

Los dioses le dijeron que estaban celebrando la existencia de una nueva diosa del Sol. Intrigada, Amaterasu salió de la cueva, y los dioses le mostraron un espejo, en el que Amaterasu vio su reflejo por primera vez, quedando absorta y exclamando: "Omo-shiroi", que significa blanca tez, y fascinante. Mientras la diosa estaba absorta en su reflejo, los demás dioses aprovecharon para cerrar la cueva, tras lo que lograron convencerla de que regresara a casa.

Allí, Amaterasu y su hermano Tsukuyomi, el dios de la Luna, se casaron y vivieron juntos en el cielo, compartiéndolo en armonía. Pero un día, Tsukuyomi visió a la diosa del alimento, Ukemochi, para que le organizara un festín. Ukemochi enconces se acercó al mar, donde escupió un pez delicioso. Se acercó al bosque, donde escupió una generosa pieza de caza. Y luego se acercó a un arrozal, donde estornudó un exquisito tazón de arroz. Pero Tsukuyomi estaba tan disgustado con la comida que le ofreció Ukemochi que la asesinó.

Cuando la diosa Sol supo del crimen cometido por su hermano y esposo, le sobrevino un incontrolable estado de ira y preocupación. A partir de aquel momento, Amaterasu consideró a Tsukuyomi un espíritu maligno, cortó con él y separó la noche y el día.

Espero que os haya gustado esta historia, chichis. A la diosa Sol, desde luego, no le tiembla el pulso a la hora de quitarse gente desagradable de alrededor. Yo me quedo con la maravillosa alianza femenina entre la Aurora y la diosa Sol. 💜 A mí me da mucho que pensar, ¿y a vosotras? Un abrazo!!!
 

¿Quieres hacer alguna consulta astrológica?




Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Especial: 9 claves sobre la triple conjunción de 2020

Hola chichis!!! El momento que estamos viviendo es muy singular, y no es preciso ser astróloga para percibirlo. Las noticias de actualidad ya están bastante caldeadas. Os advierto de que este artículo es largo... pero es muy exhaustivo 😁. Aquí encontraréis todo sobre el hito astrológico de los años 20 (...del siglo XXI). Cualquier comentario es muy bienvenido: quizás entre todas podamos entender mejor lo que está pasando. 1. ¿Qué es la triple conjunción? Los últimos años, Plutón y Saturno han transitado por el signo de Capricornio, y el 3 de diciembre de 2019 Júpiter entra en el signo también. El 12 de enero de 2020 la conjunción entre Saturno y Plutón en Capricornio será exacta, y unos meses después, en marzo de 2020, Júpiter se les unirá para formar lo que ya conocemos como triple conjunción, que durará todo el 2020. Las conjunciones Saturno-Plutón son habituales, dándose cada 33 años aproximadamente. Pero por las características de esta conjunción, junto al Nodo S

Diciembre de 2020: broche de oro a un año difícil

Hola chichis!!! Empezamos diciembre con todos los planetas directos, exceptuando a Urano. ¡Entramos en el mes en el que la triple conjunción se deshace definitivamente! Es un mes marcado por un cambio de energía muy fuerte. El mes se inicia en plena temporada de eclipses , y se desarrolla con muchos cambios importantísimos, singulares, con eventos astrológicos que se viven solo una vez en la vida. Primera mitad del mes: soltamos carga El día 2 empezamos con un toque de optimismo muy notable, porque Mercurio, que había estado transitando por Escorpio, entra en Sagitario. Nuestra mente se expande y se tiñe de sed de aventuras: nuestra curiosidad mira a nuevos horizontes. Además, al final de la primera semana de diciembre Venus en Escorpio entra en trígono con Neptuno en Piscis, que como entró directo poco tiempo antes va a dar un tono muy sensible, emotivo e inspirado al mapa astral general.  Lo que nos gusta beberá de las apasionadas raíces emocionales escorpianas, y

Noviembre de 2020: ¡vamos a por todas!

Hola chichis!!! Noviembre calma un poco las cosas, aunque también trae sus propios retos. Lo que destaca del mes son tres cosas: Mercurio y Marte entran directos, por un lado. En segundo lugar, tenemos la tercera y última conjunción Júpiter- Plutón, que será exacta una vez más entre el día 6 y el 19. Nuevamente, el contexto nos lanza sus noticias de impacto. Y en tercer lugar, ¡a final de mes empiea la temporada de eclipses!  Hablaremos de todo ello con detenimiento más adelante. Por ahora, os cuento sobre el mood general del mes. ¿Cómo empezamos el mes? El día 1, el Sol en Escorpio estará haciendo una oposición exacta a Urano en Tauro, justo después de una Luna Llena en Tauro. ¡Empezamos el mes con mucho dinamismo! Un dinamismo que puede hacer que nos sintamos agotadas a medida que avance la primera semana del mes, porque Mercurio en Libra estará haciendo una cuadratura a Saturno hasta el día 7, y el día 8 tenemos Cuarto Menguante. Sin embargo, podemos sentir que las difi