Ir al contenido principal

Luna Nueva en Leo y conjunción de Marte, Urano y Nodo Norte en Tauro


Hola chichis!!! El 28 de julio tendrá lugar la Luna Nueva en Leo, en un clima astral que desplaza el protagonismo más allá de la lunación. Eso, de por sí, puede ser incómodo, porque la Luna y el Sol reunidos en Leo nos inclinan a buscar foco y a poner las cuestiones más personales en el centro de la escena. 

📢Escucha este post aquí

Sin embargo, no se puede hablar de esta lunación sin atender a lo que está ocurriendo en Tauro. Porque, con esta Luna Nueva, ya damos por inaugurada la conjunción de Marte, Urano y el Nodo Norte en Tauro, que marca el punto de inicio de grandes temáticas que se desarrollarán durante varios meses, y muy especialmente en torno a octubre.

La atmósfera que tenemos ahora es suficientemente compleja como para requerir de un desarrollo más largo al habitual, así que me disculpáis que me extienda más de la cuenta. Primero os hablaré de la atmósfera de esta Luna Nueva en Leo, y luego vamos a detenernos en esta conjunción triple en Tauro, en cómo se siente, qué podríamos esperar y cuál sería su alcance. Vamos allá.

lunanuevaleo

La interrupción de la escena

Este novilunio en Leo se podría sentir como si llegara el momento de estrenar un espectáculo teatral para el que nos hemos preparado muchísimo, y al abrir el telón hubiera una emergencia en la platea que obligara a cambiar el rumbo de la velada drásticamente. 

Es decir, por fin nos disponemos a salir a escena como protagonistas, bajo el foco que nos hemos ganado tras mucho ensayo, y el espectáculo se interrumpe, obligando a encender todas las luces a la vez. 

Rompiendo la atmósfera escénica para encauzar la atención hacia algo más real, urgente y vertiginoso. Donde nadie tiene el foco particularmente. Donde estamos todas a una. 

Como astróloga, creo que resulta difícil describir el clima astral de estos días. Porque es como si hubiéramos invitado a nuestro espectáculo a una crítica de teatro, y ella tuviera que escribir sobre un espectáculo que se ha visto truncado por un evento mayor. Aún no sabemos cuál es ese evento mayor. Aún tenemos que esperar para ver. Pero, desde luego, no es la especialidad de nadie. Es algo nuevo. Que nos pilla, como se suele decir, con los pantalones bajados y a las prisas.

Entonces, ¿cómo hablar de algo que no sabemos, que aún no es? Hablando, tal vez, de lo que significa que venga algo sorpresivo a irrumpir en lo previsible. Hablando, quizás, de lo que supone descubrir que el control que creíamos tener era algo un tanto ilusorio. 

Porque, como actrices de nuestra vida, podemos estar muy familiarizadas con el espacio escénico, pero pocas cosas nos preparan para responder ante algo que se escapaba de lo que habíamos venido ensayando. Es por eso que una de las lecciones que adquieren las y los aprendices de teatro es: the show must go on. Y eso requiere de apertura, para integrar dentro de la escena todo lo que pueda suceder.

lunanuevaleo2022

Show must go on

No se trata de que debamos intimidarnos. Creo que es poco probable que, en general, nuestra vida dé la vuelta de la noche a la mañana. Porque sí, Urano es disruptivo y suele traer consigo situaciones que nos hacen cambiar de lógica en un instante. Pero ¿tan imprevisible es que en este contexto venga algo a cambiar la luz de la sala? Hemos visto cómo la atmósfera se sobrecalienta y tensiona cada vez más. Claramente, todo eso va a salir hacia algún lado.

Además, hay personas a las que esta atmósfera les tocará más que a otras. Especialmente si tenéis mucha energía fija en la carta, podríais sentir más de cerca todo esto. Pero una cosa es el clima astral, y otra, el amplísimo y diverso abanico de posibilidades en que este pueda expresarse en la vida de cada cual. 

Algunas personas sentirán que esto es un punto de inflexión. Otras, lo percibirán como un punto de inflexión para la gente cercana. Otras, no lo percibirán en absoluto, más allá de la forma en que pueda afectar a nuestro contexto. 

Así que creo que la clave con esto, como dirían mis maestras de teatro, es: sube al escenario con la mente abierta, con los sentidos tónicos, despiertos, pero sin olvidar disfrutar del juego escénico. Porque si no disfrutamos el juego, nada transmitimos. 

Sabemos que algo especial puede suceder estas semanas posteriores a la Luna Nueva. Pero mientras no sepamos qué, debemos recordar que este es nuestro momento de salir al escenario de la vida y expresar lo que vinimos a decir con el corazón. De habitar la experiencia. 

Entonces, vamos por partes para comprender a qué se deben tantos preámbulos por mi parte, para ver si, profundizando en ello, podemos extraer de lo que nos proponen las estrellas un poco de paz, lejos de los relatos agoreros.

cuandolunanuevaleo

La escena impostada

En el mundo escénico existen numerosas supersticiones con las que se pretende garantizar el éxito de la función. Una de las más conocidas es la evitación del vestuario amarillo. De hecho, es una costumbre tan conocida, que creo recordar haberla visto en alguna película. La protagonista osaba vestir un atuendo impresionante, amarillo como los rayos del sol, y al salir a escena, una lámpara gigante, de lágrimas de cristal, caía sobre el público, tornando lo que iba a ser un estreno espectacular en un completo desastre. 

Leo es el signo que rige el Sol. Es el signo del amarillo luminoso, estridente. Ese amarillo que atrae a las abejas, tan radiante y diferenciador que atrapa la mirada irremediablemente. 

De Leo se dicen muchas cosas que entusiasman. Pero no sé si habéis visto que, cuando las astrólogas hablamos de Leo, también lo solemos hacer con una pincelada de advertencia sobre el narcisismo. Es como si, por la tradición cultural en la que nos encontramos, recibiéramos constantemente contradictorios mandatos acerca de cómo deberíamos ser, y cómo se esperaría que nos expresáramos.

Brilla, pero no mucho. Sé tú misma, pero no demasiado. Exprésate, pero ojo con el drama. Vive, pero dentro de este escenario que ya hemos amueblado previamente para ti.

Y así nos vemos muchos años jugando con un attrezzo que no nos transmite mucho, repitiendo las líneas que alguien más escribió, frustradas, tal vez, por no reconocernos demasiado en la forma en que desarrollamos la experiencia. Ahora pon esta posición, ahora toca sonreír, ahora toca llorar. Y por mucho que insisitimos en dar lo mejor de nosotras, la escena no tiene vida. La actuación queda impostada. El corazón queda ausente. La trama no fluye.

lunanuevaleocomoafecta

Vivirlo 

Si queremos comprender a Leo, creo que lo que más puede ayudarnos es observar cómo juegan las niñas y los niños. Porque, generalmente, no hacen lo que no les late. Toman cualquier juego y lo hacen suyo. Se divierten. Se toman en serio la experiencia, mientras ríen a carcajadas o se enfadan con todo su ser, sin olvidar que están jugando. Que son amigas. Que en cualquier momento pueden ir a buscar a mamá, o cambiar de juego. 

Sin embargo, en la vida adulta perdemos gran parte de esa espontaneidad. Nos involucramos tanto en el juego que olvidamos disfrutar. Y es entonces cuando no honramos justamente los instantes irrepetibles. Y los transitamos como si fueran un trámite, sin poner parte de nosotras. Identidad, unicidad, creatividad, disfrute, brillo, color, latido. Leo representa muchas cosas que son un desafío. 

Y mientras la publicidad o las redes sociales nos muestran a otras personas que sí parecen estar viviendo su propia vida, y ser fascinantes, ahí, en el fondo, con frecuencia podemos sentir algo así como un feroz vacío de luz.

Creo que ahí hay algo propio del mundo escénico que puede venir a ayudarnos, una vez más. Y tiene que ver con la repetición. Cuando somos adultas tenemos, vamos a decirlo así, responsabilidades. Aunque no son solo responsabilidades. También son moldes. También son mandatos. Pero vamos a ser amables y dejarlo ahí, en responsabilidades. Tenemos que repetir día a día una jornada muy parecida a la anterior. 

lunanuevaleocomoaprovechar

Podríamos imaginar a una actriz con plaza fija en un espectáculo. Una actriz que lleva 5, 10, 20, 30 años interpretando el mismo papel cada noche. ¿Cómo hace esa actriz para mantener vivo el espectáculo y no transitarlo como un mero trámite? Al fin y al cabo, no puede permitirse dejar de sostener la escena. Tiene que encarnarla con emociones verdaderas, con latidos auténticos. De lo contrario, el público no tendría interés por acudir allí tantísimas veces. 

Entonces, ¿cómo hace la actriz para sostener un día y otro día la escena, como si fuera la primera o la última vez? Lo primero es recordar que cada día es distinto. Salir a escena viviendo cada instante en presente, sin anticipar lo que viene después. Cuando sale al escenario, la actriz debe olvidar que existe un esquema. Debe vivir la incertidumbre, la excitación, la búsqueda de un personaje que se descubre, instante a instante. Lo segundo, nutrirse de la frescura que aporta el público. Conversar con él. Retroalimentarse de él. 

Leo es el escenario donde advertimos, precisamente, que cada instante es único, es efímero y no vuelve. Y por eso se dice que es un signo dramático, cuando en realidad deberíamos decir que es un signo tan talentoso para conectar con la intensidad y la luz del instante presente, que se ciega a lo que ocurrió antes, y tampoco anticipa lo que vendrá después. 

La vivencia es tan luminosa como sostener la mirada al mismo sol. Luego no vemos nada más, salvo nubes de color y destellos. 

lunanuevaleojulio2022

La luz, la vanidad y otros derechos

También se dice que Leo es un signo vanidoso, sensible al aplauso. Porque, en parte, debe su frescura a la retroalimentación del público, y al ejercicio de su visibilidad y expresividad. Y, en la comunicación, es tan importante quién nos ve, o para quién hablamos, como lo que tenemos para decir. 

Siempre me ha parecido curioso que en este momento se valore tantísimo la visibilidad, la apariencia o el brillo personal, mientras simultáneamente replicamos como un lugar común la creencia, o más bien el prejuicio, de que la vanidad es algo malo.

La primera vez que un profesor de teatro me dijo que la vanidad no era negativa, sino más bien un atributo neutro del personaje, me chocó mucho. Por la tradición fuertemente religiosa y moralista de nuestra cultura, tenemos la idea de que la vanidad es negativa, porque la asociamos a un comportamiento asocial. 

Si en mi pueblo todas nos vestimos bien recatadas, de negro y con mantilla, naturalmente vamos a criticar como algo negativo que una de nosotras decida ser visible, vestir con colorines, gesticular en grande, hablar alto. Vanidosa, le diríamos, como el peor insulto. Como la peor censura. Porque habíamos acordado vivir en gris, y si tú brillas ahora, rompes el coro y te llevas el protagonismo. 

Brillar, ser tu misma, ser visible. Cosas que nunca han sido fáciles para nadie, y especialmente, cosas que en esta cultura han sido muy difíciles para las mujeres. 

Querer ser invisible está bien, pero igualmente, querer ser visible no es un pecado, y aún necesitamos recordárnoslo. 

Y si aún tenemos dudas, pensemos una vez más en los niños y las niñas, maestras en todo lo que concierne a Leo. Cuando una niña aprende a leer su primera letra, o aprende a hacer un bailecito, o aprende a montar en bici, en seguida llega el momento de: mira, mamá. Mira lo que sé hacer. Y es el comienzo de un sinnúmero de demostraciones. 

lunanuevaleoastrologia

Las niñas no hacen eso, reclamar atención y visibilidad, por oscuros motivos. Lo hacen porque están orgullosas de lo que son, lo que hacen, lo que podrían llegar a conseguir. Y la vida que les late dentro estalla buscando compartirse. Desbordarse. 

Una de mis abuelas es Leo. Mi madre es Leo. Mientras que mi abuela vivió siempre en un pueblo vestido de negro, controlándose para no llamar la atención, mi madre vivió con un armario lleno de colores y estampados de flores. Jamás vi a mi madre vestir de negro. No sabría decir cuál de las dos fue más feliz. Pero sí tengo claro cuál de las dos me transmitió más esa sensación importantísima de que tengo derecho a ser yo misma. A mi manera. Y es que, cuando entendemos a Leo, no parece tan lejano de la libertad acuariana.

Si yo me fascino por mi brillo, me fascino por tu brillo también. Y así brillamos diferente, y llenamos el mundo de lucecitas. Si yo vivo mi vida y tú vives la tuya, creamos diversidad. 

Creamos color. Creamos estímulo. Y vestimos a la vida de riqueza; expresamos su riqueza. De Leo viene la autoaceptación, y de la autoaceptación viene el amor por la idiosincrasia de quien es distinta. Y no hay circunstancia en esta vida que pueda apagar la luz de ver y ser vistas. Vivir y dejar vivir. Ser y dejar ser.

lunanuevaleotodoslossignos

Luna Nueva en Leo

El 28 de julio, decíamos, el Sol y la Luna celebran la vitalidad y la experiencia uniéndose en el grado 5 de Leo. Y como sucede en todos los novilunios, nos toca mirar adentro para reconocer cuáles son las necesidades insatisfechas que albergamos relacionadas con el signo donde se da esta alineación.

¿Estamos creando la vida que nace de nuestro ser? ¿Estamos expresando quién somos? ¿Qué es lo que no nos hemos permitido expresar? ¿Qué deseamos subrayar, enmarcar, poner en el pedestal, subir al escenario? Porque tenemos derecho a hacerlo. 

Como sucede con todas las Lunas Nuevas, en esta ocasión sembramos el inicio de algo más, que veremos desarrollarse los siguientes seis meses. 

En este caso, se trata de algo en lo que estamos involucradas de forma muy personal. Algo que nos interpela directamente, que nos late; que nos sale del corazón como un rayo de luz que corrobora y refuerza nuestro reconocimiento de quién somos y qué queremos vivir. Y claro, puede ser algo tan sencillo como apuntarnos en clases de danza, o pintar un cuadrito, o hacer un plan destellante para disfrutar en nuestro tiempo de ocio. 

Pero si miramos esta lunación más de cerca, vemos que Júpiter está haciendo un trígono a las luminarias. Júpiter entró en Aries el 10 de mayo, y horas después de este novilunio entra retrógrado en el grado 8 de Aries, el primer signo. De modo que, naturalmente, en esta lunación podemos ir a lo intimista y a lo pequeño, pero la presencia de Júpiter nos hace intuir que no nos vamos a conformar con jugar en lo modesto.

leolunanueva

Júpiter retrógrado

Ya que Júpiter está por entrar retro, es posible que estemos valorando o integrando todo eso que nos ha venido motivando desde el 10 de mayo hasta ahora para actuar, decidir o iniciar algo más o menos atrevido o arriesgado. 

Es decir, podríamos sentir la necesidad de preguntarnos si lo que hemos visualizado estos últimos meses como una opción de desarrollo o expansión nos sale realmente de dentro. 

También podríamos introducir algo más personal en nuestros planes, o recapitular un poco, para descubrir qué parte de lo que nos proponemos hacer ha sido retrasado u obstaculizado, y debido a qué. 

En otras palabras, ahora podríamos vernos inclinadas a observar si nos reconocemos o no en lo que estamos haciendo, lo que hemos hecho o lo que nos disponemos a hacer, o si albergamos excitación y confianza por lo que visualizamos en el horizonte o, por el contrario, es algo mohíno que requiera de un cambio de ruta.

Esto es algo a lo que podemos estar dando vueltas hasta el 28 de octubre, cuando Júpiter retro salga de Aries para regresar a Piscis. Y podríamos esperar que para el 20 de diciembre, cuando Júpiter regrese a Aries, ya tendremos las cosas mucho más ubicadas.

jupiterretrogradoaries

Locuras geniales

A estas preguntas brújula vienen a sumarse también los aspectos tensos que dibujan Mercurio en Leo, Saturno en Acuario y los planetas reunidos en Tauro. Aquí lo que nos moviliza más sería la siguiente reflexión: quién soy yo, qué valoro, y qué circunstancias estoy construyendo para mi futuro. 

Si lo que visualizo más allá, extrapolando lo que ya vivo a su máxima expresión, ya no va conmigo, o me parece tedioso, gris, o presionante, es posible que ahora advierta hasta qué punto esa perspectiva debilitante a futuro está empañando mi experiencia del presente. 

En otras palabras, si ahora tomamos lo que nos rodea como un punto de inicio, y lo proyectamos a futuro, ¿qué vemos? ¿Lo que estamos construyendo nos alienta a continuar igual? 

Lo más probable, con Marte y Urano unidos, es que más de una persona dé un volantazo rápido para cambiar de dirección. Incluso si eso implica romper con una dinámica más o menos estable o más o menos segura. Al fin y al cabo, en este clima tan fogoso, la calidad de la experiencia manda. 

A veces es más fácil no saber qué nos espera a futuro, proyectando ahí todo tipo de excitantes posibilidades, que saber exactamente lo que habrá. Vivir algo que ya está escrito no alienta el descubrimiento, la pasión, la excitación. Y ahora esas cosas pueden resultarnos mucho más seductoras que en otros momentos. Estos son los días en que la actriz que ha repetido noche tras noche una misma trama decide saltarse las líneas y ponerse a improvisar. Puede ser una locura o una genialidad.

Pero, ¿por qué hacer tal cosa? Urano es un planeta que concentra tensiones. Y cuando Marte viene a sumar un toquecito más, la tensión acumulada salta. Actúa como un catalizador. 

nodonorteentauromarteurano

La revolución

Creo que algo que puede describir muy bien las tensiones que tenemos ahora en los signos fijos es el terror que podemos sentir ante la perspectiva de un presente ajeno, o de un futuro que no nos pertenece. Todo lo que nos enajena, todo lo que nos aliena, sale perdiendo en esta atmósfera. 

Ahora prima lo vital sobre lo útil. ¿Qué es útil sostener, pero me hace sentir muerta por dentro? ¿Cómo revertir mi dependencia práctica de todo eso que me apaga? ¿Qué alternativa genial se presenta como una insospechada y apasionante opción B? ¿Confío en que soy capaz de asumir los riesgos de saltar fuera del esquema, de la estructura, del armario?

Como hemos visto, esta lunación es un grito de libertad personal. Vertiginoso. Arriesgado. Vibrante. Podríamos tener ganas de tirar la casa por la ventana. De renunciar a un trabajo que llegó a su tope, y ya no tiene nada que ofrecernos. De invertir todo lo que tenemos en un plan. De proponernos un nuevo desafío con el que ejercitar la brabuconería. Y claro, todo tiene sus momentos. Pero necesitaremos poner conciencia para mantenernos abiertas y evitar juzgar, sin perder el juicio.

En este clima hay algo que nos lleva a vivir el instante. Al Carpe Diem. Pero evitemos tomar decisiones en caliente!

Porque ni lo que ya hay es tan gris, ni lo que nos espera tras el cambio es tan luminoso. En un clima astral así podemos tender con facilidad a leer las cosas de forma maniqueísta. O todo es blanco, o todo es negro. Si estamos en esas, hagámonos el favor de mirar de nuevo y ver la complejidad de las cosas. Eso nos liberará del juicio prematuro y nos dará herramientas para elaborar nuestra reacción o nuestra respuesta ante lo que pugna por revolverse.

marteuranonodonortetauro

La torre herida por el rayo

Respiremos las decisiones unos días para hacer un plan que atienda a la moderación que necesitemos. Démonos tiempo. La revolución se beneficia de la estrategia. La rebelión llega más lejos con un plan de acción que con un gran gesto dramático tras el que nos vemos obligadas a improvisar. 

Ahora podríamos desear dar un giro grande. O muchos giros de pequeñas cosas que vengan a expresar algo grande que cambia en el corazón de las circunstancias. En esta revolución, es difícil decir qué motivos llevan la batuta. Podríamos pensar más bien en una red de motivos que hemos dejado al margen y que ya transgreden los bordes de la paciencia, tomando el centro. Y en ese mismo acto, haciéndonos perder de vista el centro. 

Urano es: cambio, descentralización, alternativa. Descontrol, caos; electrificación y aceleración de circunstancias erráticas. Y con Marte dando el último empujoncito a esa zona volátil, este podría ser el momento en que explota la olla a presión. En que se libera de repente un montón de energía que nos hace saltar como un resorte. 

Además, si Marte es deseo, el momento nos orienta hacia un apremiante deseo de experimentación, libertad, autonomía, autosuficiencia, autenticidad. Todo a costa de lo que representa Saturno, que hace cuadratura a lo que se despliega en Tauro. 

Si algo nos había frenado para tomar el espacio propio, si habíamos resistido y contenido el deseo de cambio por algo prudente que nos decíamos a nosotras mismas, ya no tendremos tantas ganas de mantener la correa corta. Algo se suelta en nuestro afán de control. Nuestro amor por lo seguro, lo ordenado y lo previsible empalidece. Tras mucho tiempo protegiendo la torre que construimos, ahora nosotras mismas invocamos al rayo. 

Sobre todo, con temas de dinero y trabajo, seamos cautas. Porque rara vez esas cosas se ven favorecidas por los volantazos. Conservemos el compromiso de sostenernos a nosotras mismas, porque las cosas pueden no ser tan drásticas como parecen ahora. 

Habrá numerosas actualizaciones en los temas que nos ocupen estos días. Actualizaciones que aún no podemos prever, y que iremos descubriendo durante todo lo que queda de 2022. 

Si queremos hacer algo diferente, original, excitante, planteémoslo desde la creatividad y no desde la destrucción de lo que ya hay. Al menos por ahora. Démonos un tiempo de transición. No todo tiene que ser ya. Tener paciencia y cabeza fría frente a lo que clama inmediatez será el principal desafío en este momento. ¿Creo lo suficiente en este cambio que me propongo, como para sostener en el tiempo mi deseo, mientras perfilo los pormenores necesarios? 

uranomartenodonorte

La incomodidad del salto

El clima de esta lunación es atrevido, y nos abre a tomar riesgos necesarios. Pero con Júpiter en trígono a las luminarias corremos el peligro de sobreconfiar en el desarrollo más óptimo de las cosas. Sin que eso nos limite, creo que conviene preguntarnos qué puede salir mal.

Un tema interesante en relación a eso es el rol que juega Venus en Cáncer, ya que hace séxtil a lo que tenemos en Tauro, y cuadratura a Júpiter. 

Tal vez ahora expresemos de forma muy convincente y vehemente nuestro deseo de cambio en algún ámbito. Y, si es así, las personas que tenemos cerca podrían responder ofreciendo apoyo. Al fin y al cabo, si alguien a quien amamos o, por lo menos, tenemos aprecio, se muestra determinada a hacer algo, solo parece necesitar de nosotras un acompañamiento o un empujón. 

Sin embargo, creo que en esta atmósfera es importante compartir, más que nuestras claridades, nuestras dudas y contradicciones. No nos sintamos presionadas a fingir certeza cuando estamos soltando el control. 

Porque si nos mostramos decididas, las demás nos devolverán un reflejo de nuestro acto de fe. Pero si mostramos cuáles son nuestras contradicciones, podríamos esperar un feedback más provechoso. No nos indignemos con quien tenemos al lado por devolvernos un reflejo especular de nuestras inseguridades, tampoco. 

Si yo mañana me despierto anunciando a bombo y platillo que lo dejo todo para ir de viaje a un lugar apasionante, dejo poco espacio a las demás para que me transmitan sus reservas. Negar la dificultad logística de lo que nos proponemos no es buena idea en esta atmósfera. Dar espacio al diálogo o a la discusión, o estar abiertas a otros puntos de vista, no mina nuestro derecho a decidir unilateralmente más adelante. Pero puede enriquecer nuestra perspectiva. 

nodonorteuranoymarte

La gran ruptura con la actitud de resistencia

Tengamos en cuenta que ahora tenemos una enorme cantidad de planetas en signos fijos. Esta atmósfera pide cambio, pero cambiar cosas que habíamos creído estables o permanentes no es fácil. Nos encontramos a las puertas de una suerte de gran ruptura a la que seguirá un cambio de perspectiva y de dinámica. Así que sería conveniente no confiar a ciegas en el impulso. Mantener la cabeza fría. 

Estos días podríamos escuchar la invitación de Urano y dar el salto, por supuesto. Pero sería inconsciente pensar que dar un salto abrupto será fluido y armonioso. Permitámonos dudar, manteniendo el espíritu rebelde intacto. Tengamos presente que una revolución personal lleva tiempo.

La conjunción de Marte, Urano y el Nodo Norte es única. En nuestra historia de vida, no tenemos referencia de un evento astrológico así en este signo. 

Esta unión se va a dar en el grado 18 de Tauro, así que observad qué tenéis entre los grados 12 y 24 de los signos fijos, porque si en vuestra carta natal hay algún planeta o alguna cúspide en esa zona, lo que representa en nuestra vida podría experimentar un punto de inflexión. 

Igualmente, para las personas con el Ascendente o el Medio Cielo en alguno de los signos fijos (Tauro, Leo, Escorpio y Acuario) esta conjunción triple se hará notar. Y no siempre como un deseo personal de reaccionar fuerte para abrirnos camino; también como circunstancias o eventos externos, que nos vienen dados, y que pueden dejarnos inicialmente sin palabras, o desencadenar un cambio vertiginoso.

Independientemente de cómo caiga esta configuración en nuestra carta, además, vamos a vivir todas juntas lo que pueda suponer en el contexto, uno de los ámbitos en los que Urano se siente más cómodo. Especialmente, temas como la tecnología y la innovación, el abastecimiento de bienes y alimentos, el suministro energético, la economía, la crisis climática y las noticias de impacto prometen estar más alteradas e inestables a partir de estos días. 

conjuncionuranonodonortetauro

Todas las caras del caos

A lo largo de julio hemos visto y sentido cómo se formaba la tormenta. El 31 de julio y el 1 de agosto, con el perfeccionamiento de esta conjunción triple, estaremos en el ojo del huracán. Aún no podremos ver la envergadura real de lo que se cataliza, porque además de todo, el efecto del Nodo Norte puede crear una sobredimensión o una distorsión de lo que sucede. Con todo, puede ser desafiante leer la realidad, cuando hay toda una diversidad de sucesos encadenándose de forma aparentemente errática.

Tal vez, mas que esperar una gran cosa que venga a cambiarlo todo, podríamos esperar una multiplicidad de asuntos que dividen la atención y las energías. 

El sentimiento de descontrol puede ser bastante tensionante. Así que ojo, porque con esto dándose en Tauro podríamos sentirnos incómodas, nerviosas, o llevar el estrés al cuerpo.

A nivel de cómo se siente la experiencia, esta conjunción triple ya nos ha dado a probar su sabor. Primero, podríamos tener la sensación de que algo importante está llegando, sin atinar a definir el qué. Nuestra mente se enciende, enredándonos en posibilidades anticipatorias que generan ruido o ansiedad. Cuidemos nuestro equilibrio mental aprendiendo a reconocer qué ideas nos generan estrés. ¿Hay un motivo racional para pensar las cosas así? Evitemos cualquier idea catastrofista. 

Algo que me parece delicado en este clima astral es que con todo lo que tenemos en Leo y Aries, podríamos incurrir en algún delirio de grandeza o convencernos de que somos capaces de ver lo que las demás no ven. O hinchar nuestra participación en algún asunto. Ni nosotras somos iluminadas, ni las demás viven a oscuras. 

conjuncionmarteuranotauro

¿Cómo se siente la conjunción de Marte, Urano y Nodo Norte?

Otro tema que he observado mucho en la atmósfera es la sensación de que la vida discurre a saltos, en constantes interrupciones de atención, que nos hacen sentir que la experiencia se fragmenta. Como si a una larga concatenación de inicios no siguiera ningún desarrollo. Es como si se abrieran muchas historias a la vez, y no supiéramos bien hacia dónde mirar. Esto tiene que ver con la descentralización tan típica de Urano, que en esta ocasión también es: descentralización de la atención, sumada a una irritante hiperactividad. Si lo necesitamos, recuperar la concentración focalizando la atención en algo sencillo, como la respiración, puede ayudar. 

Si estamos inmersas en un estado de nerviosismo especialmente inquietante, buscar una toma de tierra puede resultar calmante y beneficioso, también. Por ejemplo, tomar contacto con la naturaleza, trasplantar las macetas de casa o sentarnos a meditar junto a un árbol. Cada una sabe qué le funciona. Pero a veces, cuando las ideas electrifican y aceleran el ritmo que podemos tener, ayuda mucho volver a lo sencillo. 

El tiempo es una prueba de algodón para el ingenio. Estos días podríamos tener un montón de ocurrencias ingeniosas. Y muchas de ellas pueden ser realmente creativas y brillantes. Pero crear desde la tensión y la impaciencia no suele dar buenos resultados. Si tenemos muchas ocurrencias, podría ser interesantes plasmarlas en algún soporte, escribirlas en un papel, y ver qué opina nuestra yo del futuro sobre todo eso.

Además de todo, podríamos sorprendernos a nosotras mismas en un asombroso estado de saturación y apalancamiento. Como si al perder centro, o foco, perdiéramos la línea de lo que estábamos haciendo. 

Si es así, tengamos paciencia, porque de un momento a otro puede aparecer el impulso y la claridad que anteceden al hallazgo. Si nos escuchamos con apertura, podrían ser días de casualidades, sincronías y hallazgos más o menos asombrosos. 

Y os cuento algo que me pasó hace muy poco, porque fue la primera experiencia que asocié conscientemente a esta configuración planetaria, y que me hizo entenderla desde la vivencia.

nodouranomarte

Una experiencia personal con Marte, Urano y Nodo Norte

El otro día salí de casa, decidida a ir a un parque bastante hermoso al que suelo ir, como me es habitual a cierta hora. Bajé la calle de siempre, seguí la ruta habitual. Hasta que algo inexplicable, una suerte de pequeño cortocircuito de intenciones, me detuvo en un cruce. 

La contradicción que me detuvo no pasó, ni si quiera, al pensamiento. No pensé "¿voy por aquí o por allí?". No pensé en el plan que trazaría al seguir un camino u otro. Fue una inofensiva pero extrañísima sensación, lo que me detuvo. Me quedé ahí quieta, en la esquina, sin decidirme a tomar ni un camino ni otro. Solo sorprendida por esa sensación rara. Un coche se detuvo para que pudiera cruzar. Pero me quedé ahí, dibujando una postal más bien excéntrica. 

No recuerdo tomar la decisión de cambiar de ruta, tampoco. Simplemente, mi cuerpo se movió hacia una dirección diferente a la que había visualizado en un principio. Todo esto rapidísimo, claro. Mientras iba por el nuevo camino, sentía una rara sensación de resistencia. Algo así como "aún estoy a tiempo de ir por donde siempre, que es más bonito". 

Pero, finalmente, como hay una amiga que vivía en la dirección nueva que ya había tomado, la llamé para que bajara a pasear conmigo. Curiosamente, ella también había salido, y estaba bastante lejos de mí, pero caminando hacia donde yo estaba desde la otra punta de la misma calle. Es muy curioso, esto, porque ella y yo apenas quedamos. Y las dos tuvimos el impulso de seguir esa ruta más o menos a la vez.

Nos encontramos en un punto intermedio de la larguísima calle y dimos el paseo más raro que jamás hicimos. Sin planificarlo, la conversación nos llevó a andar y a desandar las calles periféricas de la ciudad. Eso dio pie a que descubriéramos otras facetas de cada una, y alumbramos juntas algunos descubrimientos bastante impresionantes. En nuestro encuentro, nos dimos la perspectiva que no éramos conscientes de necesitar.

Cuando llegué a casa, exhausta de tanto caminar, me pregunté qué me condujo en primer lugar a cambiar de dirección y a descubrir esa pequeña aventura. Porque era una sensación de gran extrañamiento. Extrañamiento frente a la calle por la que había ido cientos de veces. Algo, del mundo habitual, me resultó ajeno. Y eso me llevó a descubrir cosas que nunca habría visto si no hubiera tenido ese impulso rarísimo. 

La sensación cuando estaba en la encrucijada era de no saber qué camino deseaba tomar. Y, sin embargo, sentir una gran resistencia a seguir por donde siempre. Era como si, en plena contradicción, la decisión ya estuviera tomada. Como si una mano misteriosa me hubiera llevado al encuentro de algo distinto. Las dos tuvimos una sensación bastante misteriosa de destino echado. Las dos sentimos un inexplicable empujón para encontrarnos en el momento justo. Fue, ciertamente, una experiencia muy extraña.

julio2022tauro

Como veis, esta conjunción triple no tiene por qué resultar en un meteorito que cae sobre casa, ni en un cambio de gran envergadura que marque un punto de inflexión dramático y grave. Dándose en Tauro, ante todo trae una revolución en nuestra percepción de las cosas. En nuestra forma de escuchar a los sentidos. Dejarnos guiar por algo inexplicable, tal vez curiosidad, tal vez inquietud, que nos mueve hacia la amplitud de miras y las experiencias extracotidianas.

Parte de un proceso

Siguiendo con la tónica de estos días, durante agosto ya podríamos decir que la tormenta de excentricidades, rarezas, sorpresas, disrupciones, hallazgos y luces pierde fuelle. Pero sus efectos aún tardarán en verse completamente. 

Recordemos que las conjunciones son momentos semilla, en los que un proceso comienza. Aunque no lo veamos ahora, está empezando un proceso que se extenderá dos años, hasta la mitad del 2024. 

Un cambio de liderazgos y cabezas visibles, tal vez. O una locura colectiva, con polarizaciones extremas de opinión. O alguna innovación que sacuda el contexto. O una emergencia común, que podría estar vinculada perfectamente a la naturaleza y el clima, o al abastecimiento. Quién sabe. Con Urano no podemos poner la mano en el fuego anticipadamente. 

Pero hay algo que me parece importante, al menos en lo que nos concierne a título personal y en el corto y medio plazo. Y es que la última vez que Saturno y Urano van a hacer una cuadratura casi exacta será en octubre, cuando ambos planetas estén en el grado 18 de Acuario y Tauro respectivamente. Es decir, que el grado 18 de los signos fijos va a ser activado una vez más en torno a octubre. Así que esa va a ser una zona insistente, demandante, cambiante. 

En otras palabras, estos días son el punto de inicio de las tensiones que nos acompañarán durante el resto del año, pero muy especialmente en octubre de 2022. Y se enmarcan dentro de nuestro historial personal de tensiones recientes.

tripleconjunciontauro

Si en febrero, junio y diciembre de 2021, cuando Saturno y Urano perfeccionaron sus cuadraturas, perdimos algo familiar, o algo se descontroló, o tratamos de contener el cambio de algo que queríamos preservar a toda costa, a pesar de sus indudables muestras de precariedad... ahora podríamos esperar algo semejante. 

Solo que, llegadas a este punto, ya no pondremos tanta energía en contener los cambios. Por tanto, ahora sería el momento de observar nuestra vida, atravesar el espejo de enajenación y mirarnos desde otro lado. 

De aquí hasta octubre y noviembre se abre un tiempo de experimentación. Y la tormenta que veíamos formarse, y que temíamos, podría ser un puente que nos lleve más lejos. 

Volviendo al universo escénico, algo de peso mayor podría venir a romper la cuarta pared, en plena función. Se acabó la ilusión escénica. Se acabó la sensación de que la vida tiene que discurrir en ese escenario reducido al que estamos acostumbradas. La vida desborda más allá. Y la libertad puede ser tan flagrante que nos resulte abrumadora. 

Y si la acción acostumbrada se congela, pensemos que no siempre tenemos que saber qué decir o qué hacer. A veces, nuestra contradicción misma es suficientemente elocuente. A veces, el cuerpo mismo la resuelve dando un primer paso. 

Estos días, lo que poníamos en el centro y lo que dejábamos al margen están librando un extraño diálogo. Lo que protegíamos y lo que temíamos negocian distancias y roles. Ya no sabemos quién es la buena y quién es la mala de la obra. Ya no sabemos qué es un final feo o feliz. Todo se torna una gran e imprevista improvisación. Así que tratemos de mantener el juicio, pero no juzguemos el momento. Los nodos se encargarán de hacernos saber, muy pronto, cuál es nuestra parte en este jaleo que se orquesta en el presente.

Feliz Luna Nueva, chichis!!!

Un abrazo grande!

¿Quieres apoyar mis contenidos?

Comentarios

  1. Mi NodoN, MedioCielo, Sol, Marte y Mercurio. Todo eso en mi Tauro natal desde el grado 14 al 25. Guardo este post para volver sobre él. Muy hermoso Ava. 💚

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Lilith en los signos y las casas

Hola chichis!!! Tras haberos hablado sobre Lilith de forma general , os dejo el significado de Lilith por los signos y casas, y cuál es el superpoder feminista con el que inspiráis a las demás dependiendo de dónde esté en vuestra carta natal: Lilith en Aries o en casa 1 : luchas por lo que quieres con una independencia y un valor admirable. Tus deseos no son complejos ni extraordinarios, pero tu forma de realizarlos es innovadora e imparable. Al hacer eso abres caminos para todas, porque lo personal es político. Tu superpoder es tu valor y tu resiliencia. Lilith en Tauro o en casa 2 : el erotismo es tu paraíso particular. Tienes una gran capacidad para disfrutar, y una gran capacidad creativa. Confías en tu talento y deseas materializarlo, con frecuencia en forma de seguridad material. Eres muy ambiciosa, pero con razón, porque nada te queda grande. Tu superpoder es tu talento. Lilith en Géminis o en casa 3 : deseas diversidad, y huyes de los espacios angustiosamen

Luna Llena en Capricornio: el pozo de los deseos

  Hola chichis!!! Ya está aquí la Luna Llena en Capricornio, marcando la mitad del año. Se dará el 13 de julio en el grado 21 del signo, dibujando una serie de aspectos bastante prometedores, en un clima astral que inclina a sacar cuentas y a mirar hacia delante.  📢Escucha este post aquí Además, ya que la Luna Llena se dará junto a Plutón, el planeta regente del Nodo Sur , ahora podríamos encontrarnos ante un gran final de etapa, al menos en algún ámbito de nuestra vida. De modo que, a partir de aquí, podríamos sentirnos preparadas para poner en práctica nuevas perspectivas, nuevos proyectos y nuevos propósitos. Naturalmente, a cada una este clima le afectará a una escala distinta, dependiendo del momento en el que esté.  Por ejemplo, esta lunación podría llevarnos a finiquitar algo que habíamos asumido como una responsabilidad, cerrar con una etapa restrictiva y austera, o dar término a una tarea importante en el trabajo para comenzar otro capítulo. Para algunas personas podría traer

Stellium: qué es y cómo afecta en la carta natal

  Hola chichis!!! Qué mejor momento para hablar de los stellium, ¡ahora que tenemos uno formado por seis planetas en Acuario! Desde luego, quienes nazcan en este momento tendrán una carta natal de lo más particular, porque no es precisamente habitual que haya tantos planetas concentrados en un mismo signo.  📢Escucha este post aquí Si en vuestra carta tenéis una concentración de planetas, es posible que tengáis un stellium. Así que vamos a ver qué es, cómo afecta un stellium en una carta natal, y cómo gestionarlo. ¿Qué es un stellium? La palabra stellium viene de la palabra latina "satellitum", que se refiere a una guardia protectora que acompaña. En realidad, su significado astrológico no es exactamente ese, como veremos después.  Pero, ¿qué es un stellium? ¡Sencillo! Se trata de una agrupación de planetas en un mismo signo o en una misma casa de la carta astral.  Hay astólogas que ya hablan de stellium cuando hay una concentración de tres planetas en un punto, mientras que

Fortuna e Infortunio: esos puntos de tu carta natal

Hola chichis!!! Algunas me habéis preguntado por el Parte de la Fortuna y el Parte del Infortunio. Como ya os he comentado, si os interesa estudiarlos debéis hacerlo con precaución, porque son puntos de la carta que vienen de la astrología tradicional, y ya sabemos que las astrólogas medievales eran un poquito traicioneras definiendo de forma cerrada el destino de la gente. Como ya os he dicho muchas veces, el debate astrológico sobre el destino y el libre albedrío es importante, y debemos tener en cuenta que nuestras decisiones van a ser la llave para que nuestra carta natal se manifieste de una forma determinada. Es cierto que muchas veces estamos tan predeterminadas a ciertas tendencias que podemos vivir las cosas con ese aire de destino inminente. Pero es esencial mantener la calma y recordar que, de por sí, ningún aspecto de nuestra carta astral debería leerse desde la exaltación o el miedo, sino desde un punto de vista práctico que integre toda la carta en su totalidad

¿Qué significan las casas vacías en nuestra carta astral?

Hola chichis!!! Es muy común tener casas vacías en nuestra carta astral. Tener una casa vacía no significa que el asunto que representa esa casa no sea importante. Todas debemos desarrollarnos en todos los ámbitos de nuestra vida , y aunque no prestemos tanta atención a las casas vacías cuando leemos nuestra carta, son tan importantes como aquellas en las que tenemos planetas. ¿Qué significan las casas vacías? ¿Cómo interpretarlas? En primer lugar, fíjate en la cúspide de tu casa vacía. ¿En qué signo cae? Eso te va a dar pistas sobre el tono general con el que vives los asuntos relacionados con esa casa. ¡Pero no te quedes ahí! Busca el planeta regente de ese signo. Si es Aries, busca dónde está Marte. Si es Tauro o Libra, busca a Venus. Si es Géminis o Virgo, busca a Mercurio. Si es Cáncer, busca tu Luna. Si es Leo, tu Sol. Si es Escorpio, Plutón. Si es Sagitario, Júpiter. Si es Capricornio, Saturno. Si es Acuario, Urano. Y si es Piscis, busca a Neptuno. ¿En qué casa cae el